Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Veintidós meses de cárcel por matar a una amiga que cayó al vacío por un empujón

La víctima murió horas después de precipitarse desde 8 metros en Elda - El acusado no pidió ayuda y se declara culpable de un homicidio imprudente y omisión del deber de socorro tras rebajar las acusaciones sus peticiones de 10 y 25 años de prisión

Veintidós meses de cárcel por matar a una amiga que cayó al vacío por un empujón

Veintidós meses de cárcel por matar a una amiga que cayó al vacío por un empujón

«Te he dicho que te tenía que matar y te he matado». Así de cruel se expresó un hombre delante del cuerpo malherido de una amiga que cayó al vacío desde una altura de ocho metros tras recibir un fuerte empujón. Ocurrió en junio de 2019 en un inmueble de Elda y la mujer, de 37 años, falleció horas después de la caída, sin que su amigo pidiese ayuda a emergencias hasta cuatro horas después del suceso. El acusado, de unos 54 años, iba a ser juzgado durante toda esta semana por un jurado popular en la Audiencia Provincial de Alicante, pero la vista se zanjó en poco tiempo tras alcanzar un acuerdo de conformidad entre la defensa, ejercida por el abogado Roberto Sánchez Martínez, y la Fiscalía y la acusación particular. El procesado, para el que la Fiscalía y la acusación particular pedían inicialmente penas de 10 y 25 años de cárcel por homicidio y asesinato, respectivamente, fue condenado finalmente «in voce» a 22 meses y 27 días de prisión tras el acuerdo de conformidad y la declaración de culpabilidad del acusado.

El acusado, que salió ayer por la tarde en libertad provisional de la prisión, ha sido condenado a 16 meses y 27 días de cárcel por un delito de homicidio por imprudencia y a otros seis meses por un delito de omisión del deber de socorro. Asimismo, ha sido condenado a pagar indemnizaciones por valor de 116.000 euros a los padres y a las dos hermanas de la mujer fallecida en Elda.

Según el escrito de conclusiones provisionales de la Fiscalía, los hechos enjuiciados ocurrieron sobre las cuatro y media de la madrugada del 30 de junio de 2019 en la calle Murillo de Elda. La víctima acudió al domicilio del acusado, que estaba de okupa en la vivienda, y comenzó a pedirle a gritos desde la calle que le abriera la puerta porque estaba buscando su mochila. El acusado le abrió finalmente la puerta y ambos subieron a la terraza del inmueble.

Allí «continuaron discutiendo y en un momento determinado el acusado la empujó con intención de tirarla», según la acusación inicial que luego se modificó. La mujer se precipitó al vacío desde una altura de ocho metros y cayó a un patio interior del inmueble.

A causa de la caída, la víctima sufrió politraumatismos que le causaron la muerte «unas dos o tres horas después por un shock hipovolémico secundario al traumatismo abdominal», según el Ministerio Público.

Tras la caída el acusado bajó al patio donde yacía la mujer aún con vida y le dijo: «Te he dicho que te tenía que matar y te he matado». En vez de pedir ayuda, el acusado subió a la mujer a la primera planta del inmueble y la acostó en una cama, donde falleció horas más tarde.

La Fiscalía también había planteado una acusación alternativa como homicidio imprudente que fue finalmente la que ha servido para dictar la sentencia condenatoria. En ella se recoge que el acusado empujó con fuerza a la mujer y como el muro de la casa estaba prácticamente en ruinas cedió y provocó la caída de la amiga desde ocho metros de altura. Pese a estar la mujer gravemente herida, el acusado no pidió ayuda y podía hacerlo, según las acusaciones.

Para la acusación particular ejercida por la familia de la fallecida, el acusado no ayudó a la mujer ni hizo nada por buscar ayuda médica que habría impedido su fallecimiento. Poco antes de las nueve de la mañana acudió a casa de sus padres y tras informarles de la muerte de su amiga les pidió un teléfono móvil para llamar a los servicios de emergencias.

La mochila que iba buscando la mujer estaba en poder del acusado, pese a que este se lo negó a la víctima cuando acudió el día de los hechos al domicilio y se la pidió desde la calle. Según el escrito de la acusación particular por asesinato que luego modificó por el de homicidio imprudente, la víctima fue amenazada de muerte por el procesado antes de subir a la vivienda donde mantuvieron la discusión previa a la caída que le costó la vida a la mujer.

Compartir el artículo

stats