Un agente de la Policía Nacional que estaba fuera de servicio ha detenido en València a un hombre como presunto autor de ocho delitos de hurto en pleno centro comercial y hostelero de la ciudad, uno de ellos por un bolso que contenía joyas valoradas en 300.000 euros.

El detenido, de 38 años y origen peruano, contaba también con tres averiguaciones de paradero desconocido por juzgados de Écija y Málaga y una detención y personación en un juzgado de Alicante.

La detención se produjo a las diez de la noche en la plaza del Ayuntamiento y la protagonizó un inspector de la Policía Nacional fuera de servicio, a quien avisó el encargado de un restaurante del centro de la ciudad sobre un hombre que había cometido esa misma tarde un hurto en su restaurante y se encontraba nuevamente rondando por la zona.

Los agentes que llevaban meses con la investigación de una serie de hurtos al descuido, cometidos la mayoría en terrazas, pero también en el interior de establecimientos de hostelería, bares y restaurantes, por parte de un hombre de determinadas características, bien ataviado y siempre con gorra, confirmaron que su descripción coincidía con las aportadas por el establecimiento.

El inspector se desplazó hasta el lugar y localizó al sospechoso, quien al verse sorprendido intentó huir del lugar, pero fue conducido a un establecimiento público para evitar la fuga y arrestarlo.

Posteriormente en dependencias policiales se comprobó que el detenido tenía numerosos antecedentes, así como que utilizaba numerosas identidades falsas, y le constaban en vigor tres averiguaciones de paradero por juzgados de Écija y Málaga, y una detención y personación por un juzgado de Alicante.

Como consecuencia da las investigaciones realizadas, se le han podido imputar hasta el momento ocho hechos, uno de ellos del pasado 31 de mayo en el que hurtó un bolso que contenía joyas por valor de 300.000 euros. EFE