Agentes especializados en ciberdelincuencia de la Policía Nacional han desarticulado esta semana una red que extorsionaba a clientes de una web de citas, a quienes amenazaban con matar a sus familiares si no pagaban cantidades que oscilan entre los 400 y los 7.000 euros por los costes ocasionados por no presentarse a la supuesta cita. Se han practicado ocho detenciones en la provincia de Valencia y dos de los presuntos miembros activos de la organización ya han ingresado en prisión provisional. Asimismo, el presunto cabecilla, un joven de 22 años y nacionalidad uruguaya, conocido como ‘El Faku’, fue arrestado días antes por agentes del Grupo Especial de Operaciones (GEO) de la Policía Nacional en una localidad de la provincia de Jaén.

El presunto cerebro de esta trama de extorsiones con víctimas en toda la península se jacta en redes sociales de ser «un criminal» y difundió vídeos en los que aparece efectuando disparos desde la ventanilla de un coche en marcha. «Pegando tiros desde el carro con la 23», exclama en uno de ellos haciendo referencia a la pistola HK23 de 9 milímetros que se ve claramente en las imágenes. Asimismo, al tiempo que dispara al aire se escuchan expresiones como: «¡Vamos a cazarlos mamones!».

Según las investigaciones de la Policía Nacional, tanto ‘el Faku’ como los otros dos detenidos en València que también han ingresado en prisión provisional, de 25 y 29 años, extorsionaban a los clientes que accedían a una web de contactos exigiéndoles el pago por unos servicios sexuales que nunca llegaban a prestar. Así les pedían pagos a través de transferencias bancarias por importes superiores a los 400 euros —en alguno de los casos llegaron a pagar hasta 7.000 euros— por no cancelar la cita, haberles hecho perder el tiempo ‘a sus chicas’ y por el dinero de otros servicios que no habían podido realizar.

Para amedrentar a sus víctimas y hacer más creíbles las amenazas de muerte a sus familiares esta organización delictiva realizaba una labor de ingeniería social, buscando datos personales de los extorsionados y utilizaban imágenes de ‘tipos duros de Europa del Este’ en sus perfiles de Whatsapp con el fin de generar un mayor miedo a sus víctimas.

Seis de los ocho detenidos en los registros realizados esta semana en València, Torrent y Xirivella son las personas que utilizaban como ‘mulas’ para que dieran sus números de cuenta por cantidades irrisorias. Una mujer de nacionalidad colombiana los captaba y se llevaba 50 euros por cada persona que se abriera una cuenta donde los extorsionados realizarían el pago. Todos ellos quedaron en libertad con cargos, mientras que los dos detenidos puestos a disposición judicial han ingresado en prisión provisional.