Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Asaltan de madrugada una vivienda de Mutxamel mientras sus dueños dormían

El hijo menor, que estaba despierto, escuchó ruidos pero pensó que era su madre que estaba por la casa y no salió de la habitación - Se llevaron joyas y dinero y los propietarios piden a los vecinos de Bonalba que estén alerta para evitar robos

Asaltan de madrugada una vivienda de Mutxamel mientras sus dueños dormían

Asaltan de madrugada una vivienda de Mutxamel mientras sus dueños dormían

Los cacos han vuelto a hacer su aparición ahora que llega la época estival y se acabaron las restricciones de movimiento por el covid. Eso ocurrió en la madrugada del sábado en una vivienda unifamiliar de la urbanización Bonalba, en el término municipal de Mutxamel. Y para susto, el que todavía conserva la familia que habita la vivienda situada en esta urbanización fuera del casco urbano mutxamelero, al descubrir que les habían robado durante la noche sin ellos enterarse.

El propietario del domicilio, M.S., cuenta que «al apagarse las luces del jardín, a las dos de la madrugada, han intentado entrar averiguando por donde podían hacerlo». Así lo corroboran las cámaras de seguridad situadas en el jardín de la casa. La grabación confirma que fue a las 2.04. A esa hora, en el vídeo aparecen dos personas, «uno intenta entrar, luego otro fuerza una puerta de PVC con cristal de seguridad y sistema anticierre». 

Tal como se ve en la grabación, uno de los ladrones abre la ventana agazapado, con guantes y una bolsa en la cara para no ser reconocido, lentamente se introduce en la estancia y comienza a manipular el bombín de la puerta. Al ver que no consigue abrirla, sale de la estancia, despacio y sin hacer ruido.

M.S indica que cree que entraron por una ventana pero dice «no estar seguro porque el bombín de la puerta también está forzado». Una vez dentro, los ladrones han robado dinero, joyas y unos relojes, que se encontraban en la planta de arriba, en la habitación de al lado de la de matrimonio, donde estaban durmiendo M.S. y su mujer. «No hemos oído nada, no nos hemos enterado y dormimos con la puerta abierta», señala.

Del robo supieron alrededor de las 8.30 horas de la mañana, cuando «mi mujer ha bajado a la planta de abajo y ha visto su bolso tirado, la cartera abierta y todas las tarjetas en el suelo, junto a una caja de relojes que estaba en la planta de arriba. La bajarían para no hacer ruido y se han llevado los relojes de mayor valor», destaca M.S.

Un botín de más 10.000 euros

Raudos y veloces, casi sin articular palabra, avisaron a la Guardia Civil y seguidamente, se personaron en el domicilio los agentes para tomar fotos. Huellas no porque en las imágenes de las cámaras se ve que quienes entraron anoche a la casa, llevaban guantes». Los propietarios cifran el robo en más de 10.000 euros. Y el temor de M.S. y su mujer no era otro que sus hijos, de 17 y 15 años, quienes sí estaban despiertos y en sus respectivas habitaciones. 

De hecho, el menor de los vástagos «estaba despierto en la habitación de al lado y lo ha escuchado todo. No ha salido al pensar que era su madre la que estaba por la casa. No sé que hubiera pasado sí hubiese salido, no quiero pensarlo». 

Más tranquilo, M.S. pide a los vecinos que se mantengan con los ojos abiertos, «vivimos en tiempos muy extraños. Nosotros estábamos dentro de la casa y no nos hemos dado cuenta. Se ve que esta gente son profesionales».

Por su parte el alcalde Sebastián Cañadas (PP) explicó que no ha habido un aumento de robos, ya que de ser así estaría al tanto y no lo está. El primer edil también apuntó que hay épocas en las que se dan más robos en Bonalba, y otras veces más en la huerta, pero insistió en que no hay un incremento.

Compartir el artículo

stats