Ramón C. P., el hombre de 52 años detenido la medianoche del pasado sábado por matar a su hijo de 21 años en València, ha ingresado en prisión provisional, comunicada y sin posibilidad de fianza. Así lo ha acordado el Juzgado de Instrucción número 21 de Valencia, que se encontraba en funciones de guardia cuando ocurrieron los hechos, tras tomarle declaración. 

La causa está abierta por un delito de homicidio aunque todavía se está a la espera del resultado definitivo de la autopsia para establecer la causa exacta de la muerte. La víctima, que tenía una orden de alejamiento en vigor respecto de su padre por una agresión anterior, residía con sus abuelos y quebrantó dicha medida cuando ocurrieron los hechos. 

El detenido, sin antecedentes y que llevaba tiempo lidiando con un hijo especialmente problemático y violento, ha asegurado ante el juez que no recuerda realmente qué ocurrió esa noche.