Las restricciones a la movilidad decretadas por la crisis sanitaria de la covid-19 provocaron en 2020 un descenso de denuncias, número de víctimas y personas condenadas por violencia de género en la Comunitat Valenciana —tercera autonomía española con mayor número de víctimas mortales (136), cinco de ellas en el último año—, al tiempo que se incrementaron exponencialmente las llamadas a los centros de atención a las mujeres.

Son algunos de los datos que recoge la Memoria Socioeconómica y Laboral 2020 del Comité Económico y Social de la Comunitat Valenciana (CES-CV) a partir de los registros de los organismos vinculados a la lucha contra la violencia machista.

El descenso de las denuncias en la C. Valenciana (21.954, un 8 % menos que en 2019) radica en «las dificultades que han tenido las víctimas para denunciar a sus agresores, con quienes convivían en esos meses, algo que les puso en una situación complicada, aumentando su vulnerabilidad emocional». La C. Valenciana acumuló el 14,6 % de todas las denuncias presentadas en España (casi una de cada siete) y el descenso fue dos puntos inferior a la media nacional, donde el descenso de denuncias fue del 10 %.

Durante esos tres meses, aumentó en un 450 % el volumen de correos electrónicos enviados al Servicio de Atención a las Víctimas para comunicar situación de riesgo, y un 41 % las llamadas al 016.

Obviamente, también descendieron las órdenes de protección incoadas por los juzgados españoles (un 10 %) y del conjunto de la Comunitat Valenciana (11 % menos), al estar la protección vinculada a las denuncias.

Por el lado contrario, los Centros Mujer han atendido un 6 % más de mujeres víctimas de maltratos físicos, psíquicos y sexuales.

En el ámbito sanitario, la pandemia ha dificultado el cribado universal de víctimas de violencia machista, de modo que se ha reducido notablemente el número de participantes (un 54 % menos) y, lógicamnete, el de casos positivos detectados, que han sido 363, un 75 % menos que en 2019.

También es importante la labor realizada por la Red de Oficinas de Atención a las Víctimas del Delito (OAVD) de la Generalitat. Durante los meses del primer estado de alarma, la media semanal de víctimas de violencia de género atendidas por primera vez fue de 58, un 67 % menos que en 2019, «muy posiblemente debido a las restricciones y limitaciones del confinamiento», concluye el documento.