La Guardia Civil ha detenido a un dos mujeres y un hombre por presuntamente intentar introducir hachís, cocaína y heroína en la prisión de Picassent para sus respectivos familiares internos, cada uno por separado. La droga en cuestión estaba escondida en toallas y prendas de ropa.

A las 16.45 horas del 21 de julio, funcionarios del grupo decontrol del centro penitenciario identificaron a un hombre de 34 años porque había escondido en una toalla dos envoltorios de heroína que intentaba facilitar a su primo hermano, interno en la cárcel, durante el horario de visitas. Ese mismo día, sobre las seis de la tarde, una mujer de 49 años utilizó el mismo procedimiento para intentar entregar dos envoltorios de hachís a otro interno, su tío, informa el instituto armado. Dos horas más tarde, los funcionarios de prisiones identificaron a una mujer de 33 años tras encontrar una bolsa de cocaína totalmente camuflada en unos pantalones que iban dirigidos a su pareja, también preso.

Los tres fueron arrestados por delitos contra la salud pública (tráfico de drogas), tras lo que las diligencias han pasado al Juzgado de Primera Instancia e Instrucción 2 de Picassent. Una de las principales vías de entrada de la droga en la cárcel suelen ser las visitas de los familiares. Por eso, existen controles específicos por parte del grupo de Seguridad de funcionarios de Prisiones. Además, se realizan con asiduidad registros en las celdas, en las zonas comunes, los baños y hay una especial vigilancia cuando se celebran los vis a vis.