La Policía Nacional ha detenido en València a un hombre, de unos 40 años y nacionalidad española, por un delito de agresión sexual en grado de tentativa después de que intentara violar a una menor, de 17 años, tras seguirla por la calle hasta el portal de su vivienda y abalanzarse sobre ella con ánimo libidinoso. Los gritos de la adolescente alertaron a su padre, quien bajó rápidamente, por lo que el agresor salió corriendo antes de que llegara a consumar la agresión, según indicaron las fuentes consultadas por este periódico.

Los hechos ocurrieron el pasado 13 de junio cuando la menor, de 17 años, iba por la calle y se percató de que un desconocido la estaba siguiendo. La víctima aceleró el paso, aunque sin llegar a tener la certeza en ese momento de que iba tras ella o de las oscuras intenciones de su perseguidor. Así, consiguió llegar hasta su casa y abrir el portal, pero esta persona se abalanzó en ese preciso instante sobre ella y trató de forzarla sexualmente.

Por suerte, los gritos de auxilio de la menor pusieron en alerta a los vecinos, entre ellos a su propia familia. Antes de que pudieran bajar a ayudarla, su asaltante huyó del lugar a toda prisa sin llegar a consumar la violación.

Tras dos meses de investigación y gracias al reconocimiento fotográfico del presunto agresor sexual, el sospechoso ha sido detenido este pasado fin de semana y ayer fue puesto a disposición del juzgado de guardia de València.

Se le imputa un delito de agresión sexual en grado de tentativa ya que no llegó finalmente a forzar a su víctima, aunque sus intenciones fueron claramente esas, después de que los investigadores de la policía descartaran por completo el móvil del robo.

El juez ha acordado su ingreso en prisión provisional, comunicada y sin posibilidad de fianza dada su reincidencia. De hecho cuenta con antecedentes por otros dos hechos similares en 2007 y este mismo año.