La Policía Nacional busca desde primera hora de ayer a un hombre que asaltó una sucursal bancaria en Manises, de donde se llevó 3.300 euros tras amenazar a los empleados con un cuchillo de grandes dimensiones y tomar como rehén a una mujer para garantizarse la huida. Según la información a la que ha tenido acceso Levante-EMV, por fortuna nadie resultó lesionado en el asalto.

Los hechos, según las fuentes consultadas, se produjeron en torno a las 8.20 horas de ayer, cuando la oficina, del Banco Santander y ubicada en el número 29 de la calle Riba-roja, en la zona céntrica de Manises, llevaba apenas 20 minutos abierta al público.

El atracador, que cubría su rostro con una braga y la cabeza con una gorra para evitar su identificación a partir de la grabación de las cámaras de seguridad, entró en la sucursal y tras anunciar que se trataba de un atraco, esgrimió un cuchillo grande y saltó por encima del mostrador de atención a los clientes. El ladrón amenazó a los empleados con el arma y arrambló con el dinero de ventanilla, que la entidad ha cifrado en 3.300 euros.

Antes de salir, tomó como rehén a una mujer, a la que liberó, totalmente ilesa aunque muy asustada, en cuanto pudo atravesar la puerta de salida del banco. Al cierre de esta edición, la Policía, que avisó al resto de fuerzas de seguridad por si se topaban con el fugitivo, mantenía controles en València y otros puntos del área metropolitana para tratar de detener al atracador.