La sección segunda de la Audiencia Provincial de Castellón ha confirmado una sentencia del juzgado de lo Penal número 4 de Castellón que condenaba a una mujer a dos años de prisión por robar a su vecina septuagenaria las tarjetas bancarias y sustraerle más de 5.000 euros.

Así, la Sala desestima el recurso interpuesto por la acusada contra dicha sentencia, que la condenaba por un delito continuado de estafa.

La sentencia establecía como hechos probados que la acusada se trasladó a vivir junto a su hijo a inicios de 2018 a un domicilio en Castelló, donde conoció a una vecina que entonces tenía 78 años y vivía sola, con la que inició una relación de amistad.

Así, en los paseos que realizó con la anciana, la acusada acompañó alguna vez a su vecina al cajero y observó el número que esta introducía para extraer dinero con sus tarjetas.

La procesada se apoderó de las tarjetas bancarias de la anciana, tras lo que realizó diversas operaciones de reintegro por valor superior a 5.000 euros.