Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Piden prisión para un abogado buscado por estafar a sus clientes

Se quedó 1.000 euros de la responsabilidad civil que debía abonar un condenado para no ingresar en la cárcel

El letrado (a la derecha) junto a uno de los denunciantes. | LEVANTE-EMV

Un abogado que ya fue inhabilitado en diciembre de 2019 por un delito de deslealtad profesional se enfrenta ahora a una pena de dos años y nueve meses de prisión por estafar presuntamente 1.000 euros a un supuesto cliente, al que realmente representaba un abogado de oficio designado por el ICAV. Juan Ángel R. M., «aprovechando la credibilidad profesional que tenía como letrado», se apropió del dinero que el estafado le entregó en concepto de responsabilidad civil y que debía abonar en su nombre para que se le suspendiera el cumplimiento de la pena.

El hombre, a quien el acusado hizo creer en todo momento que era su representante legal, estuvo a punto de ingresar en prisión por el impago de las cuotas que se había comprometido a pagar para obtener el beneficio de la suspensión de la condena y que sí había entregado a su supuesto abogado.

El letrado, que tiene otra causa pendiente en un juzgado de Gandia por estafar a otro cliente —Manuel Cano, un camionero de Torrent— que se encuentra cumpliendo seis meses de prisión tras ser presuntamente engañado por éste, tenía que presentarse ayer a juicio en la Sección Tercera de la Audiencia Provincial de Valencia.

No obstante, la vista oral se tuvo que suspender al no acudir el acusado por cuestiones médicas, según la documentación aportada por el letrado de la defensa. Sobre el procesado pesa también una orden de búsqueda y detención dictada por un juzgado de Gandia en referencia a la otra causa que tiene pendiente, según informaron fuentes jurídicas.

Los hechos que iban a ser juzgados ayer en la Audiencia Provincial se remontan a principios de 2019 cuando el letrado acusado ocultó a su cliente que desde el 10 de enero de ese mismo año había sido dado de baja en el Colegio de Abogados de València y por lo tanto no podía ejercer. Además a mediados de diciembre fue condenado a un año de inhabilitación y al pago de una multa de 2.400 euros por un delito de deslealtad profesional.

Haciéndole creer que todavía era su abogado, cuando realmente en el juicio le asistió un compañero del turno de oficio, consiguió que el presunto estafado le entregara diversas cantidades como pago de sus honorarios así como los mil euros que su supuesto letrado debía ingresar en la cuenta bancaria judicial para la suspensión de la pena. Sin embargo, solo consta que realizara a su nombre tres ingresos de entre 60 y 70 euros de los 958,49 euros que debía abonar, por lo que en abril de 2019 le fueron revocados los beneficios de la suspensión de la condena.

Por todo ello la Fiscalía solicita para este abogado una pena de dos años y nueve meses de cárcel, así como el pago de una multa de 2.400 euros por un delito de estafa.

Compartir el artículo

stats