La Policía Nacional ha detenido a un hombre de 36 años y nacionalidad colombiana acusado de abusos sexuales con acceso carnal a su propia hija desde que ésta tenía once años. La víctima, que ahora tiene trece años, le contó a un familiar su pesadilla y la madre acudió inmediatamente a denunciar los hechos en una comisaría de València el pasado martes. Ese mismo día y tras varias averiguaciones, el Grume de la Policía Nacional procedió a la detención del padre por un delito continuado contra la libertad sexual de persona menor de 16 años con la agravante de parentesco.

El arrestado fue puesto ayer a disposición del Juzgado de Instrucción número nueve de València, en funciones de guardia. El detenido negó cualquier contacto sexual con su hija, aunque no aportó ningún tipo de explicación sobre los motivos que tendría la adolescente para acusar a su propio padre de hechos tan graves.

El juez lo dejó en libertad con cargos tras acordar una orden de alejamiento respecto de su hija, que obliga al acusado a abandonar el domicilio familiar. La declaración de la menor se realizará mediante cámara Gesell y prueba preconstituida para evitar una doble victimización.

Por otra parte, un joven de 19 años fue juzgado ayer en Audiencia Provincial de Valencia acusado de violar a una menor de 14 años en una vivienda de Paterna. Los hechos ocurrieron el 27 de agosto de 2020 cuando el procesado estaba junto a un amigo en la casa, a la que acudió la menor junto a una amiga. Los cuatro comenzaron a ver una película, hasta que ambos se quedaron solos en el comedor, circunstancia que aprovechó el acusado para ponerse encima de la menor, inmovilizarla y someterla a tocamientos. Posteriormente, la violó en la habitación pese a que la víctima asegura que le dijo claramente que parara. El fiscal solicita para el acusado, que alega que tuvieron relaciones consentidas, una pena de 14 años de prisión.