Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

A juicio por abusar en Alicante de una chica de 15 años con la que contactó por Instagram

La víctima declara que el acusado se aprovechó de sus problemas de autoestima para tener relaciones con ella - «Me hacía que lo llamara mi amo», afirma

A juicio por abusar en Alicante de una chica de 15 años con la que contactó por Instagram

La Fiscalía ha mantenido la petición de seis años de prisión para un acusado de abusar sexualmente de una menor de quince años en Alicante a la que había conocido en la red social Instagram. Algunas de estas relaciones sexuales habían sido grabadas con el teléfono móvil. El juicio ha quedado visto para sentencia en la Sección Tercera de la Audiencia este miércoles, donde el acusado ha negado todos los hechos a pesar de que en la causa obraban conversaciones que contradecían su versión de los hechos.

El procesado, de 30 años, mantenía conversaciones sobre sexo con la víctima a través de mensajes en Instagram y a la que conoció en el año 2017. Según el escrito de acusación de la Fiscalía, a partir de septiembre de 2018, empezaron a quedar en persona y mantener relaciones sexuales completas, algunas de las cuales eran grabadas en el teléfono móvil. Aunque la Fiscalía entiende que las relaciones eran consentidas, el hecho de que la joven fuera menor de edad y que padecía un trastorno de personalidad, le hace considerar que la víctima se encontraba en una situación de especial vulnerabilidad. Los hechos se descubrieron a raíz de que la madre de la joven encontrara las imágenes íntimas en la que reconoció a su hija con las manos atadas.

La joven ratificó en el juicio que mantuvo relaciones con el acusado y confirmó que era ella la que aparecía en las imágenes. No eran relaciones sexuales corrientes, ya que aseguró que se estaban iniciando en el bondage, una práctica sexual de carácter masoquista. La joven aseguró que, aunque en su día accedió a tener estas prácticas sexuales con el acusado, «se aprovechó de mí». «Tenía muchos problemas de autoestima y no era consciente de lo que me pasaba», explicó. Según su testimonio, el acusado la obligó a guardar su contacto en el teléfono como «Mi amo». La acusación particular le reclama una pena de ocho años de prisión.

El procesado aseguró que no sabía cuál era la edad real de la víctima, diciendo que era una amiga que conoció en la red social y con la que se limitó a chatear de sus cosas. «Me dijo que tenía 18 años y me había contado que tenía relaciones sexuales con otros chicos mayores que ella», aseguró. Del mismo modo también negó haber mantenido relación sexual de cualquier tipo con ella. En cuanto a las fotos y vídeos de la joven de carácter íntimo, alegó que ella se las mandó.

Durante el interrogatorio, el fiscal le preguntó por una conversación de chat entre acusado y víctima en el que él le preguntaba si tenía 16 años y ella le corregía asegurando que su edad era 15. Contradicción a la que respondió en el juicio que no recordaba esa conversación y que siempre había pensado que tenía 18. El «no lo recuerdo» acabó siendo una respuesta recurrente cuando le preguntaban si le había obligado a registrare el contacto como «mi amo», o si cuando hablaba de las relaciones que ella tenía con otros le preguntaba si hacía con ellos lo mismo que con él.

Compartir el artículo

stats