Totalmente cubierto con una manta blanca, cual si se tratara de un fantasma, para proteger el rostro del presunto violador ante las cámaras. Así abandonó ayer al mediodía los juzgados de Torrent el joven acusado de agredir sexualmente a una menor de solo catorce años en una arboleda de este mismo municipio el pasado viernes. Custodiado por agentes de la Policía Nacional, el detenido, de 21 años, era trasladado rumbo a prisión, después de que la jueza acordara dicha medida, sin posibilidad de fianza, tras tomarle declaración. Se trata de la segunda violación ocurrida en este mismo municipio en poco más de 24 horas, ya que otra adolescente fue víctima de otra agresión sexual en la noche del sábado al domingo durante una fiesta en un piso de Torrent.

El acusado de un delito de agresión sexual a persona menor de 16 años reconoció ayer en el juzgado haber tenido sexo con la menor, pero negó que la forzara en ningún momento y mantiene que ambos habían quedado expresamente —según muestran los mensajes que se intercambiaron a través de una red social— para tener relaciones sexuales. Asimismo, alegó que desconocía por completo que la chica tuviera catorce años y que ella misma le dijo en varias ocasiones que tenía ya los 16, edad en la que sí que podría haber un consentimiento sexual.

Los hechos, de los que informó en exclusiva Levante-EMV, ocurrieron el pasado viernes por la tarde cuando la víctima y el acusado quedaron en Torrent tras conocerse a través de Instagram y mandarse el uno al otro mensajes subidos de tono. Tras quedar en la estación de metro fueron a una zona verde del Vedat, lugar en el que se habría producido la presunta violación.

Un viandante localizó a la menor tendida en el suelo inconsciente y la llevó hasta el ambulatorio, donde la chica contó lo ocurrido. Su presunto violador fue detenido esa misma tarde por la Policía Local de Torrent en la estación de metro de la localidad antes de huir del municipio.

El arrestado fue puesto ayer a disposición judicial. La defensa, ejercida por Ferrer y Cogollos Abogados, mantiene que su cliente desconocía por completo que la menor tuviera catorce años, de hecho la policía cuenta con conversaciones entre ambos donde ella le dice que tiene 16 y que ambos quedan en Torrent para tener relaciones sexuales de común acuerdo. De igual modo, el acusado sostiene que en un momento dado la menor se sintió indispuesta y él se fue a pedir ayuda, pero se asustó al ver que se había desvanecido y se marchó.

No obstante, la víctima denuncia que en un momento dado le dijo que parara y lejos de detenerse, siguió hasta que, debido a unos problemas cardiacos que padece, perdió el conocimiento. Tras ser explorada por el médico forense en el hospital, éste determinó que la menor presentaba lesiones compatibles con una violación. Por ello, el Juzgado de Instrucción número uno de Torrent acordó ayer el ingreso en prisión provisional, comunicada y sin posibilidad de fianza, del acusado por un delito de agresión sexual a persona menor de 16 años.

Segunda violación a otra menor

Por otra parte, la Policía Nacional detuvo este fin de semana a otro hombre de 31 años por una segunda agresión sexual en este mismo municipio a una menor de quince años. En este caso los hechos denunciados se produjeron en un piso donde estaban ambos en un ambiente festivo junto a un familiar de la menor. El detenido habría entrado en la habitación de la menor mientras dormía y le habría realizado tocamientos.