El juez de Violencia sobre la Mujer de Torrent ha decretado el ingreso en prisión del hombre de 91 años detenido en la tarde del miércoles de la semana pasada minutos después de haber intentado matar a martillazos a su mujer, de 86 años, mientras estaba dormida, tal como adelantó en exclusiva Levante-EMV. Por fortuna, la agresión se quedó en un intento y la mujer ya se encuentra de nuevo en casa, bajo el cuidado de sus hijos.

El presunto agresor, que confesó a los primeros policías que llegaron al domicilio, sito en la calle Virgen de la Paz de la capital de l’Horta Sud, que su intención era matar a su mujer porque, dijo, «no aguanto más».

Es el primer episodio violento que se producía en la pareja, según han coincidido los hijos de la víctima, que son quienes tenían relación habitual con la pareja, que llevaba alrededor de cuarenta años junta, tras haber enviudado ambos.

La mujer salvó la vida gracias a que se despertó en plena agresión mientras dormía en su cama, en torno a las 17.30 horas del miércoles, 24 de noviembre. Al ver a su pareja sobre ella, armado con un cuchillo panero y un martillo con el que la estaba golpeando, la mujer le sujetó las manos y forcejeó con él hasta que consiguió arrebatarle ambas armas.

Después, con el camisón cubierto de sangre, salió como pudo al rellano de la escalera y pidió ayuda a dos vecinos que ya estaban en la puerta y habían llamado a Emergencias al escuchar sus gritos.

Cuando llegó la Policía Nacional, encontró al agresor confeso sentado en la cama, con su documentación, el móvil y sus medicinas preparados para llevárselos con él cuando fuera detenido.

La mujer fue llevada al Hospital General, donde le apreciaron ocho golpes con el martillo que, afortunadamente, no le causaron lesiones graves dada la escasa fuerza del agresor, de manera que pudo regresar a casa horas después, en cuanto los médicos le curaron las lesiones.