Un trabajador despedido hace unos meses de una empresa de Alaquàs por supuestamente acosar a una compañera de trabajo está siendo intensamente buscado por la Policía Nacional tras haber estado a punto de matar a cuchilladas a otro extrabajador que lo ha echado esta mañana del recinto de la firma, cuando se presentó armado con un cuchillo. Al parecer, su verdadero objetivo podría ser la mujer a la que acosaba. El individuo llegó a entrar en la oficina de su excompañera y la amenazó de muerte, pero ella pudo escapar y finalmente el resto de trabajadores lo han echado. El agresor fue arrestado anoche a última hora.

Los hechos, según ha podido confirmar Levante-EMV con fuentes de toda solvencia, han sucedido pasadas las doce y media de la mañana de hoy, en una firma ubicada en un polígono industrial de Alaquàs. Poco antes, sobre las doce, han reparado en que el extrabajador merodeaba por la puerta y miraba insistentemente hacia el interior.

Varios de sus excompañeros han salido para preguntarle qué quería y, finalmente, para decirle que se fuese del lugar o llamarían a la Policía. Según esas fuentes, la joven llegó a interponer denuncia por la reiteración en el acoso, denuncia que ahora tramita un juzgado de Torrent.

Al cabo de unos minutos, el ahora fugado ha regresado y ha atacado a uno de los excompañeros que lo habían expulsado minutos antes. Sin apenas mediar palabra, ha extraído un cuchillo y se lo ha clavado al menos en dos ocasiones, una de ellas en el cuello y la otra, en el abdomen, causándole heridas muy graves que han estado a punto de costarle la vida.

Mientras el agresor huía apresuradamente del lugar, otros trabajadores han acudido en auxilio del herido, al que han aplicado compresión en el cuello para frenar la brutal hemorragia, así como en el abdomen, al tiempo que han llamado al 112 pidiendo ayuda médica urgente.

Al lugar se ha desplazado una ambulancia del SAMU que, una vez estabilizada la hemorragia, ha trasladado al herido al servicio de urgencias del Hospital La Fe, donde ha tenido que ser intervenido de inmediato. Además, la Policía ha establecido vigilancia sobre el herido, ante el riesgo de que el presunto agresor acuda al hospital, aunque posteriormente acabó siendo detenido.