La Brigada de Policía Judicial de la Comisaría de Elx está investigando el asesinato machista —el séptimo este año en la C. Valenciana— de una joven de 25 años cuyo cadáver con un impacto de bala fue localizado en día de Navidad en un piso de la calle Taronger, en el barrio de Los Palmerales de Elx, una zona humilde de atención social preferente.

Los agentes están buscando a su pareja y con el que la víctima mantenía relaciones desde hacía unos meses. El crimen se habría producido entre la Nochebuena y el día de Navidad. La mujer presentaba un impacto de bala en la cabeza realizado de frente y a muy corta distancia.

La Delegación del Gobierno contra la Violencia de Género y la ministra de Igualdad, Irene Montero, han confirmado que se trata de un caso de violencia machista. No existían denuncias previas ni se encontraba registrado en el sistema VioGen (para el seguimiento integral de los casos de violencia de género), aunque en el vecindario era conocido el carácter violento del hombre, que tiene antecedentes por otros delitos y cuyo paradero se desconocía a últimas horas de este martes.

La víctima no hace mucho que llegó a España vía Holanda y se encontraba en situación irregular. En Elx residía con unos familiares y el mayor de sus dos hijos, un chico de 9 años. Tenía una niña de 3 años que vive en Paraguay,

El juzgado de Instrucción número 5 de Elx ha abierto una investigación cuyas actuaciones se han declarado secretas. El cuerpo de la mujer fue trasladado al Instituto de Medicina Legal de Alicante para practicarle la autopsia.

Los agentes trabajan para localizar a la pareja de la mujer aunque se mantienen abiertas todas las hipótesis. El disparo se realizó a muy poca distancia dentro de la vivienda. Todo apunta a que podría tratarse de un arma de tenencia ilegal.

El barrio de Los Palmerales, donde ha ocurrido el crimen, es un lugar de atención preferencial por el Ayuntamiento de Elx y la Generalitat Valenciana porque se trata de una zona muy humilde, donde existen muchas necesidades asistenciales.

Hace tan solo una semana, el alcalde de la ciudad, Carlos González, y el conseller de Vivienda visitaron la zona para comprobar cómo se había producido el derribo de dos escaleras de la calle Llimoner, donde vivían okupas, y se anunció la construcción de un nuevo bloque de viviendas que se situará junto a la Ciudad de la Justicia.