Agentes de la Policía Nacional han detenido a un hombre por presuntamente compartir archivos de pornografía infantil a través de las redes sociales.

Las investigaciones las inició la Policía Suiza a raíz de la presunta comisión de un delito de prostitución y corrupción de menores. Los agentes de ese país habían identificado una dirección IP de un usuario de una aplicación donde se permite el intercambio de forma rápida y privada de archivos entre contactos de confianza.

El usuario de la dirección IP investigada tenía residencia en España por lo que, través de Interpol, se solicitó la colaboración a través de la Comisaría General de Policía Judicial, Brigada de Investigación Tecnológica, y se hizo cargo del servicio el Grupo de Delitos Tecnológicos de la Comisaría Provincial de Alicante.

Estos policías consiguieron la localización del autor de los hechos, pese a cambiar de domicilio en varias ocasiones, con el objetivo de dificultar su identificación, lo que obligó a realizar numerosas vigilancias y seguimientos hasta que finalmente fue ubicado en el municipio de Benidorm.

Judicializada la investigación con apoyo de Fiscalía, se solicitó el correspondiente Mandamiento de Entrada y Registro en el domicilio localizado, donde se intervino diverso material informático, que incluía un disco duro donde el detenido guardaba los archivos de pornografía infantil y un teléfono móvil desde el cual contactaba con otros usuarios de la aplicación mediante la cual compartían los archivos de explotación sexual de menores. Había también archivos de contenido sexual relacionados con un menor de su entorno del que presuntamente había abusado.

Durante la diligencia de entrada y registro los agentes realizaron un análisis superficial de los dispositivos informáticos encontrando diversas conversaciones en redes sociales con otros usuarios donde se podía observar que el presunto autor y arrestado intercambiaba material pedófilo.

En la operación han participado agentes de la Policía Nacional de Alicante y de la Comisaría General de Policía Judicial, en concreto del Grupo III de Protección al Menor en colaboración con Interpol y con la Policía Suiza.

Desde la Jefatura se ha subrayado "la brillante coordinación entre los diferentes cuerpos policiales y agencia internacional, cuya investigación ha permitido intervenir una multitud de material pedófilo, así como la detención del principal objetivo investigado".

El detenido, de nacionalidad uruguaya y 30 años de edad, fue puesto a disposición del Juzgado de Instrucción TRES de Benidorm, siendo decretado por el mismo una orden de protección sobre el menor.