Los dos jóvenes de 21 y 20 años de edad acusados de matar a cuchilladas a Dani Menjíbar, extronista del programa de televisión «Mujeres y hombres y viceversa» (Myhyv), asesinado en Torrent en julio de 2020, ya se encuentran ante un jurado popular. El Ministerio Fiscal solicita para cada uno de ellos una pena de quince años de prisión. Paralelamente otros dos menores están siendo juzgados por estos mismos hechos por un tribunal de Menores, en su caso las penas solicitadas por la Fiscalía son de siete años de internamiento en régimen cerrado, tal y como adelantó Levante-EMV. Asimismo hay un tercer menor que está en busca y captura. 

Los hechos ocurrieron sobre las 3.20 horas de la madrugada del 11 de julio de 2020 cuando los dos jóvenes acusados junto a tres menores -dos de ellos unos mellizos que están siendo juzgados por un Juzgado de Menores- tuvieron una discusión con Dani Menjíbar, de 31 años, en un local de ocio de Torrent. Una vez en el exterior de las terrazas de la zona de pubs de Las Américas la víctima se dirigió a uno de los menores diciéndole que “cuando no estaban juntos no eran tan chulitos”.

Ese simple comentario fue suficiente para que uno de los menores y otro de los adultos la emprendieran a golpes con él. Dani, exconcursante del programa de Telecinco ‘Myhyv’, trató de escapar corriendo pero a la altura del cruce de la avenida del Vedat con la Albereda Reina Sofía fue alcanzado por los dos jóvenes acusados y por los menores de edad que están pendientes todavía de sentencia.

Dani Menjíbar recibió dos puñaladas, una en el corazón

El fiscal considera que todos ellos, de común acuerdo, con la intención de acabar con su vida, le asestaron dos puñaladas, una de ellas en la espalda y otra en el corazón. Esta última herida le produjo una hemorragia aguda masiva que a la postre le causó la muerte.

El Ministerio Fiscal solicita para cada uno de los dos jóvenes una pena de quince años de prisión por el delito de homicidio con la circunstancia agravante de abuso de superioridad, al producirse el ataque entre varios contra una sola víctima. En concepto de responsabilidad civil reclama indemnizaciones de 50.000 euros para cada progenitor de Dani y 25.000 euros para sus hermanos. Además, tras el ataque los acusados se apropiaron del reloj que portaba la víctima, valorado en 150 euros, delito de robo del que también les acusa la acusación particular.

Por su parte, la acusación particular pide penas que ascienden a los treinta años de cárcel para cada uno de los dos acusados, 25 por el delito de asesinato, al apreciar «alevosía por desvalimiento o traicionera de forma inicial o sobrevenida», así como ensañamiento, y cinco por el robo con violencia con uso de instrumento peligroso del citado reloj.

Uno de los menores reconoció que portaba una navaja porque la utiliza en el trabajo y se le olvidó dejarla en casa

De forma paralela, pero en un juzgado de Menores, están siendo juzgados los dos menores de edad que presuntamente participaron en el crimen. Dicho juicio está pendiente de los informes de conclusiones definitivos que deberán exponer cada una de las partes. Ambos menores, que son mellizos, negaron en la vista oral haber golpeado y acuchillado a la víctima. Uno de ellos reconoció que portaba una navaja porque, según su versión, la lleva diariamente en su trabajo para abrir los sacos de pienso de las gallinas, y que ese día se le olvidó dejarla en casa.