El papel de la gente que rodea a una víctima de violencia machista para acabar con el martirio al que se ve sometida es esencial. No hay que guardar silencio ni mirar hacia otro lado ante una situación de maltrato y demostrarle a la mujer que no está sola. Familia, amigos, conocidos e incluso vecinos tienen un papel fundamental en el momento de parar esta lacra.

Esto es lo que ocurrió en la ciudad de València el pasado 18 de febrero por la noche. En este caso fue la comunidad de vecinos la que dio la voz de alarma de que algo estaba sucediendo en un domicilio particular llamando al 016. Hasta el lugar de los hechos -que se omite para garantizar la privacidad de la mujer- se desplazaron agentes de la 7ª Unidad de Distrito y el grupo GAMA de la Policía Local -grupo de atención y prevención de la violencia de género- para auxiliar a una mujer cuyos gritos alertaron a los residentes de las viviendas colindantes.

Al presentarse en la casa, el agresor abrió la puerta a los agentes en un evidente estado de intoxicación por la supuesta ingesta de estupefacientes y por la discusión que se estaba produciendo en el domicilio, al parecer, ocasionada en este caso por los ladridos del perro de la familia. Los policías que intervinieron se percataron de que el ya detenido presentaba sangre en los nudillos y les llamó la atención la frialdad que mostró ante los cuerpos de seguridad.

Tras entrevistarse tanto con el agresor como con la víctima, los agentes averiguaron que la mujer había estado viviendo un auténtico martirio de malos tratos desde hacía 14 años y que el maltratador había incluso llegado a emplear armas contra la víctima. Las agresiones psicológicas también habían hecho acto de presencia, escudándose el agresor, en la mala situación económica por la que atravesaba la pareja así como por el consumo de drogas y alcohol del detenido.

Los agentes arrestaron al maltratador y la víctima se sometió al protocolo médico habitual en los casos de violencia machista para comprobar su estado de salud que resultó ser bueno.

ANTE LA VIOLENCIA MACHISTA, 016

El teléfono 016 atiende a las víctimas de violencia de género las 24 horas del día, todos los días del año. En este teléfono encontrarás la ayuda de especialistas en múltiples idiomas. Si tú o alguien que conoces es víctima de agresiones físicas o psicológicas llama, el número no se queda registrado en la factura telefónica.

En caso de necesitar ayuda urgente, en el 112 los equipos de Emergencias te auxiliarán con rapidez.