Agentes de la UFAM de la Policía Nacional detuvieron la semana pasada a un policía local, destinado en el distrito de Abastos de València, tras recibir tres denuncias de distintas mujeres, todas ellas trabajadoras o ex empleadas del local de comida que regenta el agente en una localidad de l'Horta, por presuntos abusos sexuales. El juzgado de guardia de Torrent acordó su libertad con cargos a la espera de tomar declaración a compañeros de trabajo y visionar las grabaciones de las cámaras de seguridad con las que cuenta el establecimiento, que ya están a disposición de la Policía Nacional.

Las tres víctimas, de entre 28 y 40 años, relatan en sus denuncias que su jefe les habría realizado actos que atentan contra su libertad sexual en horas de trabajo, como tocamientos y gestos obscenos. Por su parte, el acusado, que se acogió a su derecho a no declarar tanto en dependencias policiales como ante el juez, niega que los abusos sexuales y alega que dos de las denuncias responden a cuestiones laborales y que la tercera es de una mujer con la que ha tenido una relación sentimental esporádica durante varios años.

Algunos de los hechos relatados en dichas denuncias se remontan a enero del pasado año 2021 y otros son más recientes. Las víctimas relatan que su jefe, que combina su trabajo en la Policía Local de València con la gestión del restaurante, les habría realizado tocamientos y actitudes que sobrepasan la relación jefe-empleada, como colocar la mano por encima del hombro cerca de los pechos, acercamientos con el pene erecto o un mordisco en la oreja.

Las trabajadoras relatan en sus denuncias actos de índole sexual y gestos obscenos de su jefe

Levante-EMV se ha puesto en contacto con el policía detenido la semana pasada para que diera su versión sobre lo ocurrido y éste esgrime que no tiene nada que esconder y que cuenta con el apoyo de todos sus trabajadores, quienes, según manifiesta él, "están deseando" ir a declarar al juzgado "para aclarar estas graves acusaciones". «El 80 por ciento de la plantilla son mujeres y todas pueden contarte que la relación es estrictamente profesional», asegura.

Las excusas del acusado

Respecto a los detalles íntimos que aporta alguna de las denunciantes, y que solo puede conocer si realmente éste le ha mostrado sus genitales, el denunciado argumenta que con esta persona sí ha tenido relaciones sexuales esporádicas hace tiempo y que se conocen desde que iban juntos al instituto. «Está despechada porque con ella la relación no cuajó», », llega a esgrimir. Respecto a las otras dos denunciantes, una es una joven que estaba de prácticas y la otra una encargada «molesta porque en verano le puse a un superior por encima de ella».

El agente detenido atribuye dos de las denuncias a cuestiones laborales y la tercera, a que «está despechada»

El policía, que se encuentra de días de permiso, no ha sido por el momento apartado de su puesto de trabajo en la Policía Local de València. Fuentes de toda solvencia aseguran que se ha tenido conocimiento de estos hechos de forma extraoficial y apuntan que le abrirán expediente al agente en cuanto tengan una notificación oficial del juzgado que instruye la causa. Este expediente quedará en suspenso hasta que haya una resolución judicial como marca el actual reglamento ante cualquier acción policial o penal contra un policía por una infracción penal.

Otro jefe condenado a multa por tocamientos a una trabajadora en Alfafar

La Audiencia Provincial de Valencia ha confirmado la condena al pago de una multa de 5.040 euros a un encargado jefe de un conocido hipermercado de Alfafar por abusos a una empleada. Los hechos declarados probados ocurrieron el 24 de agosto de 2019 cuando tras una discusión laboral en el establecimiento, el condenado llevó a la trabajadora a un cuarto apartado donde con ánimo libidinoso, la rodeó con los brazos, le dio un abrazo y comenzó a tocarle las nalgas.