Agentes de la Guardia Civil han arrestado a primera hora de esta mañana a un hombre en València por su presunta implicación en un importante robo de criptomonedas sufrido por una empresa española hace varios meses. El arresto ha sido practicado por agentes del departamento contra el cibercrimen de la Unidad Central Operativa (UCO), que han contado con el apoyo del grupo de reserva y seguridad (GRS3) de València para asaltar la vivienda y apresar al sospechoso sin que ofreciese resistencia.

La intervención policial se ha producido a las 7.20 horas de hoy en uno de los apartamentos que forman el edificio Ros Casares, junto a la V-30, en el valenciano distrito de Patraix, donde el presunto delincuente residía en régimen de alquiler.

Fuentes de toda solvencia han informado a Levante-EMV que se trata de una investigación que comenzó hace varios meses, cuando una empresa española denunció haber sufrido un importantísimo robo de credenciales de criptomonedas.

¿Dónde está el dinero?

Agentes contra el cibercrimen de la UCO asumieron la investigación y, en una primera fase, practicaron varios arrestos en distintos puntos del país, que no han trascendido aún ya que se trata de un procedimiento sobre el que el juzgado de Madrid que instruye la causa ha dictado secreto de las actuaciones.

La detención de València es la única que se ha desarrollado en esta segunda fase. Los agentes han intervenido numerosos ordenadores y otros dispositivos electrónicos cuyo contenido será ahora volcado para analizar cómo se produjo el robo y qué han hecho los investigados con esas credenciales, esto es, si las han vendido o utilizado para aumentar la cifra o cambiarla por dinero de curso oficial.

A finales del año pasado, agentes de la Guardia Civil detuvieron en València a uno de los mayores estafadores con moneda virtual más importante de Europa. Se trata de un hombre de 45 años y nacionalidad portuguesa acusado de timar a decenas de personas en España y otros países a través de una plataforma de inversiones en criptomonedas que prometía una rentabilidad mínima de un 2,5 %. Al detenido en la Operación Bitdrop se le bloquearon cuentas bancarias y 13 vehículos de gama alta por valor de 2,5 millones de euros. La investigación que permitió desmontar el entramado del presunto estafador fue llevada a cabo por agentes del Equipo de Investigaciones Tecnológicas (EDITE) y del de Delitos Económicos de la Comandancia de la Guardia Civil de València, con el apoyo de Europol.