Agentes de la Guardia Civil de Cullera han interceptado en la mañana de este lunes en la playa del Racó de ese municipio de la Ribera Baixa una narcolancha de las utilizadas para traer grandes cargamentos de hachís desde el Estrecho y han detenido a dos presuntos traficantes tras el avistamiento de la embarcación. Al parecer, la barcaza neumática ha sufrido una avería que le ha hecho perder aire, por lo que los dos detenidos han buscado refugio en la costa más cercana.

En un primer momento se había informado de la incautación de dos fardos con hachís, aunque las fuentes consultadas por este diario han aclarado que no había ni rastro de droga en la embarcación, por lo que la Guardia Civil mantiene el dispositivo de búsqueda del resto de la droga, de la que se sospecha que los narcos la han arrojado al mar antes de buscar refugio en la costa.

En la operación, que continúa abierta no solo para recuperar la droga sino también para tratar de averiguar qué ha ocurrido con el resto de tripulantes, aunque en principio todo apunta a que no viajaba nadie más a bordo, también han participado agentes de la Policía Local de Cullera.

La Guardia Civil trata ahora de averiguar si los arrestados ya habían alijado los fardos de hachís o si los han tirado al agua antes de buscar la costa para salvarse de un naufragio casi seguro al averiarse la embarcación, dotada de tres motores de gran cilindrada.

11

Una 'narcolancha' llega hasta el paseo de la playa del Racó de Cullera Levante-EMV

La primera en Cullera desde hace años

Esta es la primera narcolancha detectada en las playas de Cullera desde hace años. Habitualmente, los cargamentos procedentes de Marruecos suelen ser desembarcados más al sur, tanto en el área de Torrevieja como en calas de la Costa Blanca, en la Marina Alta, y en playas de la Marina Baixa, como el frustrado hace ahora casi un año en la Vila Joiosa.

Meses antes, fue interceptada a la altura de Cartagena otra lancha similar, que traía dos toneladas de hachís hacia las costas valencianas. En ese caso, fueron detenidos los cinco tripulantes y la actuación policial fue posible al detectar el helicóptero de la Policía Nacional la barcaza 200 kilómetros más al sur, lo que dio comienzo a una persecución en la que también intervino Vigilancia Aduanera.