Suscríbete

Caso Abierto - Levante-EMV

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Entrevista

Vicente Garrido: "El interés por el crimen no es algo morboso, está en nuestro ADN"

"Si matan al dependiente de un comercio de tu misma calle, ¿no te va a interesar? ¿No querrías saber por qué lo han matado y quién lo hizo? ¿Y si es seguro vivir en esa calle?", pregunta el catedrático

Garrido es una autoridades más reconocidas en el ámbito de la criminología violenta. | L.O.

El catedrático Vicente Garrido es uno de los participantes en el primer Congreso Internacional de Criminología y Seguridad, que se celebrará en Cartagena del 23 al 25 de marzo, y en el cual impartirá la ponencia True crime, ficción criminal y Criminología: una historia compartida. El profesor charló con LA OPINIÓN DE MURCIA, diario que pertenece al mismo grupo que este medio, sobre crimen, ficción e hipocresía.

-¿Está en el ADN humano el gusto por el crimen?

-Más que ‘gusto’ yo diría interés. Y en efecto, todo aquello que supone una amenaza a la supervivencia de la persona o sus allegados constituye un polo de atracción que está inscrito en nuestro código evolutivo, del mismo modo que nos fascina ver un huracán o un terremoto. Ese interés, por consiguiente, no es algo ‘morboso’ (que significa ‘enfermizo’) sino perfectamente ajustado a nuestra aspiración universal a no ser dañados. Al interesarnos por el crimen, muchas veces de forma inconsciente, buscamos aprender de esas experiencias por si algún día nos hace falta recordarlas.

-¿Por qué cree que es como impopular o hasta socialmente mal visto el admitir que a alguien le gustan mucho los crímenes, si luego el género es de sobra consumido?

-En la actualidad esa percepción creo que está cambiando, dada la mayor aceptación en los círculos culturales del relato criminal como un motivo válido para construir un mundo de ficción valioso. Mankell, Joyce-Oates y otros escritores son una prueba de esa mayor aceptación, un camino que abrió Capote con A sangre fría.

"Bundy fue un buen partido para su novia y un buen padre para la hija de ésta, y era un asesino en serie"

decoration

-¿Se siente alguien menos ‘culpable’ viendo un documental de crímenes que visualizando, por ejemplo, el vídeo de un levantamiento de cadáver real en un periódico digital?

-Eso dependerá de cada cual, pero no debe de ser así, ya que todo relato true crime tiene su origen en la noticia periodística, y el impulso de ver un video de una noticia y el deseo de seguir un documental true crime no tienen por qué ser incompatibles. Lógicamente, es el sujeto el que marca la diferencia. No todos los que ven el vídeo de la noticia verán luego documentales true crime, porque ahí intervienen los gustos culturales de los espectadores.

-No es raro leer en noticias, en la Red, comentarios de lectores criticando, por ejemplo, que se publique una foto de una sábana en la que hay un muerto debajo, mientras, a la vez, esa información es de las más vistas. ¿Es hipócrita el ser humano?

-La hipocresía está con nosotros desde siempre, pero entiendo que es el producto de una falta de autorreflexión. Se dicen muchas cosas sin que previamente se haya pensado al respecto, sobre todo en esta época de ‘gatillo fácil’ en las redes sociales. Dicho esto, ha de haber un libro de estilo en los medios, y todo lo publicado debería servir al propósito de explicar una realidad dentro de los límites del periodismo. Una foto como la que me explicas me parece perfectamente legítima como forma de acompañar una noticia.

-True Crime. ¿Qué hace de este tipo de cine y literatura tan atractivos para la sociedad?

-Es muy fácil de explicar. Si matan al dependiente de un comercio de tu misma calle, ¿no te va a interesar? ¿No querrías saber por qué lo han matado y quién lo hizo? ¿No te preguntarás si estás segura viviendo en esa misma calle? El true crime nos presenta situaciones variadas de peligro en las que podemos identificarnos y de las que podemos aprender. Ted Bundy fue durante un tiempo un buen partido para su novia y un buen padre para la hija de ésta. Luego supieron que era un asesino en serie. ¿No te va fascinar comprender cómo es posible que alguien tenga una doble vida tan irreconocible? Además, un true crime encierra misterios, y nos fascinan los misterios. ¿Cómo no puedes quedar pegado al televisor a seguir todo el proceso que lleva a descubrir que un emigrante alemán de éxito en los Estados Unidos era el temible criminal de guerra nazi apodado Iván el Terrible

"Una foto de una sábana con un cadáver debajo es perfectamente legítima para una noticia"

decoration

-¿Puede el incremento de producción de contenido de true crime servir para la inspiración de nuevos delitos?

-Un rotundo no como respuesta general, aunque nunca puedes descartar que alguien se inspire en algún producto cultural. Por ejemplo, sabemos que Kubrick se quedó muy triste al saber que La naranja mecánica había inspirado a unos chicos a matar. Pero esa es una obra de ficción. Desde el inicio de los tiempos la gente es incluida por la cultura que le rodea, es algo inevitable, para bien o para mal. Los asesinos en serie que han reconocido querer emular a otro anterior no se vieron inspirados por producto true crime, sino por las noticias. El mundo necesita conocer y comprender la violencia. Y todo producto honesto y de calidad invita a la reflexión, y eso es del todo necesario en una sociedad abierta.

-Muchas veces aparece la tendencia a calificar como demente a un criminal. ¿Hacemos esto para tratar de entender el asesinato o porque cuesta asumir que alguien en su sano juicio puede llegar a hacer eso?

-Sí, así es, aquello que se hace sin que se vea un motivo «racional» tiende a ser considerado obra de un loco. Pero también de un monstruo. Es perfectamente normal, porque el ser humano tiende a considerar que los que se desvían de forma extrema e incomprensible de las normas morales no es alguien normal.

-¿Cree usted que todos podemos llegar a matar?

-A matar sí (en defensa propia o por proteger a inocentes); a asesinar (matar de forma traicionera e intencional), no.

Primer congreso de Criminología en Cartagena


La ciudad de Cartagena acogerá del 23 a 25 de marzo el primer Congreso Internacional de Criminología y Seguridad, organizado por la Universidad de Murcia (UMU). El simposio, coordinado por el profesor de Criminología Alberto Pintado, tendrá lugar en las instalaciones del ISEN e incluirá ponencias como True crime, ficción criminal y Criminología: una historia compartida, Nuevas formas de interactuación entre la seguridad y el derecho: el desafío de este tiempo y ¿Es legítima la difusión de la identidad del agresor condenado?, entre otras.


Compartir el artículo

stats