Suscríbete

Caso Abierto - Levante-EMV

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Investigan una agresión grupal de siete escolares a una compañera de 11 años en Benejúzar

Los agresores grabaron el vídeo en el que se ve cómo patean y dan puñetazos a la menor en los aseos de la biblioteca del municipio - La Conselleria de Educación ha adoptado medidas disciplinarias y aplicado el plan para prever nuevas agresiones

Capturas del vídeo donde la niña de 11 años es agredida por siete menores en Benejúzar

La Fiscalía de Menores investiga una agresión grupal a una menor de 11 de años por parte de siete de sus compañeros del Colegio Antonio Sequeros de Benejúzar -seis chicas y un chico-, con edades comprendidas entre los 11 y los 13 años. Ocurrió el pasado 16 de marzo en los aseos de la biblioteca municipal. La víctima del acoso escolar recibió patadas, puñetazos y empujones, mientras una de las agresoras le agarraba y le tiraba fuertemente del pelo. La menor sufre una contractura cervical que le ha obligado a llevar collarín. La Conselleria de Educación ha trasladado los hechos a la Delegación del Gobierno tras conocer que se habían denunciado ante la Guardia Civil el pasado 17 marzo, un día después de producirse.

La agresión -que no era la primera que sufría, según relató después la niña víctima del acoso-, fue recogida en una violenta secuencia de apenas 40 segundos por, al menos, tres dispositivos móviles que manejaban los propios agresores. En la larga y violenta secuencia se observa cómo la víctima y su principal agresora se colocan en el centro de la imagen. Al principio parece que se disponen para realizar una especie de juego, reto o apuesta. Una de las menores comprueba que la puerta de los aseos está bien cerrada. Saben lo que van a hacer a continuación. Preparan los móviles para la grabación y la agresión comienza con un brutal tirón del cabello a la víctima. La acción continúa sin tregua entre las risotadas del grupo que celebran y jalean cada golpe. Patadas, fuertes empujones, zarandeos, palos y manotazos por el cuerpo y la cabeza de la chica, que apenas puede sostenerse en pie. La menor que comienza la agresión la mantiene en todo momento asida por el pelo, que le sirve como cuerda para impedir que se pueda evadir la víctima y, cuando ésta cae, la arrastra por el suelo. Todos participan, incluidos los que están grabando con el móvil que, con las manos ocupadas con el dispositivo, siguen pateando a la niña. Ni una señal de alguien en contra de la paliza. Entre gritos, las risas y el jolgorio del grupo que recoge la cámara mientras transcurre la violenta secuencia, alguien advierte que están haciendo mucho jaleo "y es una biblioteca, es una biblioteca". La escena se corta sin que la agresión haya concluido. Otro móvil seguía grabando apoyado en el lavabo del aseo.

Al día siguiente la madre recibió la llamada de una amiga para decirle que iba a su casa a enseñarle un vídeo -el vídeo de la agresión- que, cómo no, ya circulaba por Instagram. Se dirigió al colegio Antonio Sequeros, el único de este municipio de cinco mil vecinos, para sacar a su hija del centro y llevarla al servicio de Urgencias del Hospital Vega Baja de Orihuela. El día anterior la menor ya se había estado quejando de un fuerte dolor en el cuello sin contar lo que había pasado. Con el parte médico de las lesiones que presentaba acudieron a la Policía Local, que recomendó a los padres acudir a la Guardia Civil de Almoradí a denunciar los hechos.

Medidas en el colegio

La Conselleria de Educación, ante la "agresión grupal a una alumna de Benejúzar" aseguró que ha activado "todos los mecanismos previstos en el Plan de prevención de la violencia y de promoción de la convivencia escolar, el PREVI, y está acompañando al centro educativo "en todo aquello que necesite para evitar que esta situación de acoso escolar vuelva a ocurrir".

"Lo primero que hay que tener en cuenta", según asegura la Conselleria de Educación, "es que la agresión se produjo fuera del centro educativo" y, como todas las incidencias del entorno escolar, toda la información disponible ya se ha remitido a la Delegación de Gobierno del Ministerio por parte de la Conselleria.

El centro educativo cuenta con el respaldo y asesoramiento del personal especializado de la Unidad de Orientación Educativa (UEO) de Convivencia y Conducta de Alicante, y ya ha puesto en marcha diferentes actuaciones encaminadas a "reestablecer la convivencia" y evitar que se repita cualquier tipo de agresión con especial insistencia en las grupales, así como alertar "a todo el alumnado de las consecuencias del uso inapropiado de las TIC", Tecnologías de la Información y la Comunicación, nombre que Educación da a los móviles. En este sentido ya se está trabajando con "todo el alumnado implicado en la agresión, realizando reuniones de mediación con sus familias, y también ha contactado con las fuerzas de seguridad para planificar talleres con todo el alumnado del centro sobre el uso indebido de las TIC". Conselleria no quiso aclarar si se han aplicado medidas disciplinarias directas contra los alumnos implicados, como suspensión de las clases "porque son menores", aunque INFORMACIÓN ha confirmado que llevan varios días sin acudir al centro. Dos de los siete alumnos que pegaron a la denunciante cursan primero de la ESO en el IES local y los otros cinco sexto de Primaria en el Antonio Sequeros, donde también está escolarizada la menor.

Según el decreto de Conselleria de Educación sobre la convivencia en los centros docentes que regula las medidas disciplinarias de 2008, los hechos se calificarían como "muy graves" y serían señalados como "acoso" aunque hayan tenido lugar fuera del centro escolar. Por ello corresponden medidas como la suspensión de clases para los menores que llevaron a cabo la agresión. La normativa no emplea desde hace mucho tiempo la palabra expulsión y garantiza que los alumnos sigan recibiendo formación como un derecho aunque no acudan a su clase.

Denuncia y "perdón"

La denuncia recogida por la Guardia Civil de Almoradí apenas entra en el detalle pese a que los padres aportan el vídeo y el agente que recoge su declaración no hace preguntas. Se cita que se realiza una denuncia genérica "por lesiones", sin situar los hechos en el espacio de propiedad municipal en el que se producen, la biblioteca. En la misma se dice que la agresión tuvo lugar en "la vía pública" -pese a la evidencia de la grabación-, y la ubica en la dirección del colegio. Sí señala que la menor ha sido objeto de agresiones similares antes, de ahí que indique según testimonio de su madre, que "hace tiempo no tiene ganas de ir al colegio, a la vez que la menor agredida ha perdido el apetito "y ya no es tan alegre".

Como suele ocurrir con este tipo de agresiones protagonizadas por menores, el vídeo ha sido ampliamente difundido en redes sociales. Tras conocer lo ocurrido padres de los siete alumnos implicados en ella han acudido o llamado a la casa de la víctima para pedirle perdón y asegurar que "ellos no han educado así a sus hijos". La grabación ha sido eliminada de las redes sociales de sus autores, pero esto no garantiza su desaparición puesto que la difusión de adolescente a adolescente es parte del lamentable "éxito" en redes de este tipo de actos violentos y siguen circulando.

Pese a que la agresión se produjo en dependencias públicas municipales, los padres de la víctima aseguran que el Ayuntamiento no se ha puesto en contacto todavía con ellos en ningún momento, aunque los hechos son conocidos en Benejúzar, en especial entre las familias del único centro educativo de Primaria de este pequeño municipio.

Gobierno local

La alcaldesa Rosa García (Ciudadanos) ha explicado que se reunirá hoy con los padres de la menor agredida una vez que la Conselleria de Educación lo ha autorizado tras seguir la administración local el protocolo dispuesto para estos casos. La regidora ha explicado que Policía Local y trabajadora social han estado en contacto con la familia desde el primer momento en el que se denunciaron los hechos y a expensas de las indicaciones que ha ido dando la Conselleria de Educación.

Por otra parte, ha confirmado que la agresión se produjo en los aseos de la biblioteca. En este sentido ha matizado que se trata de unas instalaciones nuevas. La sala de estudio y biblioteca es independiente de los aseos. A ambas estancias se accede desde la puerta principal y desde un espacio común se accede a una u otra dependencia. La persona responsable de la biblioteca, que está dentro de la sala de estudios, no ve quién entra en los aseos.

Compartir el artículo

stats