La Guardia Civil ha detenido en Orihuela a un hombre de 36 años por un presunto delito de agresión sexual ocurrido el pasado enero en Carcaixent (Valencia) y cuya autoría ha podido determinarse gracias a que un testigo de los hechos consiguió el número del teléfono móvil del sospechoso, que había extraviado en el lugar donde se produjo el suceso.

La agresión sucedió durante la madrugada del pasado 3 de enero, cuando un hombre atacó a una mujer sobre las dos horas en el momento en que ella regresaba a su domicilio en Carcaixent.

El atacante la introdujo por la fuerza en el hueco de la entrada de un garaje para tratar de agredirla sexualmente. Dos viandantes escucharon el forcejeo y acudieron al lugar, provocando la huida del asaltante.

Pocos minutos después, este volvió al lugar para tratar de localizar su teléfono móvil que había extraviado durante la agresión. Un testigo del ataque se ofreció para ayudarle, marcando el teléfono móvil del detenido. Entonces, el móvil sonó bajo un coche en las inmediaciones del lugar y el presunto agresor lo recuperó y huyó, según la Guardia Civil.

Este testigo facilitó los datos descriptivos del autor, así como el número de teléfono, a los investigadores, lo que permitió su identificación: un marroquí de 36 años, en situación irregular y que llevaba poco tiempo en España.

Comprobaron que huyó de su residencia en Carcaixent horas después del suceso y estuvo cobijándose en diversas poblaciones de la Vega Baja para tratar de evitar su localización. Finalmente, el pasado día 5 se le detuvo en Orihuela y portaba el teléfono.