Suscríbete

Caso Abierto - Levante-EMV

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Robos

Detenido por robar a dos refugiadas de Ucrania mientras dormían en un hotel de Alicante

El ladrón accedió por la ventana de las habitaciones y fue descubierto por una de las víctimas cuando huía con efectos sustraídos

Las dos mujeres ucranianas víctimas del robo en un hotel de Alicante. / ALEX DOMINGUEZ

Dos de las 27 familias refugiadas de Ucrania que están acogidas en un hotel de Alicante y reciben asistencia de Cruz Roja fueron asaltadas el pasado fin de semana mientras dormían por un joven ladrón de 22 años que pudo ser detenido por la Policía Nacional. La mayor parte de los efectos sustraídos fueron recuperados al ser sorprendido "in fraganti" el ladrón, pero el dinero no pudo ser localizado, por lo que los investigadores no descartan que actuara con un cómplice que huyó del lugar antes de la llegada del Policía.

Los robos fueron cometidos sobre las cuatro y media de la madrugada del pasado sábado en sendas habitaciones que dan a la calle en el hotel Daniya, en la avenida de Dénia. Según han explicado a este diario las dos mujeres afectadas, ambas estaban durmiendo con sus hijos cuando el ladrón entró por la ventana.

Inicialmente entró en la habitación de una de las mujeres y se apoderó de una tablet, un teléfono móvil y del bolso de la víctima con unos 150 euros y 700 coronas checas, tarjetas bancarias y otros efectos personales. La víctima reconoce que ni se enteró de la presencia del ladrón, que accedió por la ventana.

Tras este primer robo el ladrón salió por la ventana y poco después accedió a otra donde también dormía una refugiada de Ucrania con su hija. El ladrón, que iba en calcetines presumiblemente para no hacer ruido, le sustrajo dos teléfonos y la víctima, según ha relatado a este diario con la ayuda de una intérprete, se despertó pero solo le dio tiempo "a ver a un hombre salir por la ventana y empecé a gritar".

Los gritos alertaron a su vecina de habitación, que se despertó y se asomó por la ventana, que estaba abierta pese a que la dejó cerrada. Esta mujer también comenzó a gritar para saber si había alguien en peligro y vio que había una persona joven que huyó del lugar. Salió al pasillo del hotel y se encontró con la otra víctima, quien había visto al ladrón salir y sus características eran las de la persona que había visto huir. A continuación regresó a su habitación y descubrió que también le habían robado a ella.

Varias personas salieron del hotel y, junto con un taxista que pasaba por el lugar, pudieron localizar en las inmediaciones al joven, que finalmente fue detenido por los robos pese a que alegó ante la Policía que había quedado con una persona para vender una bicicleta. El joven, tras ser descubierto, no se marchó del lugar porque se había dejado bajo un coche una mochila con su documentación y sus zapatos.

Los efectos sustraídos, salvo los 150 euros, fueron recuperados y devueltos a las dos mujeres, aunque uno de los teléfono estaba roto a causa de un golpe. Las dos víctimas se han quejado de la falta de colaboración de un empleado del establecimiento, que tampoco se ha interesado por lo que les ha ocurrido. Estas familias están alojadas dentro de un programa del Gobierno para los refugiados de Ucrania que supervisa Cruz Roja.

Compartir el artículo

stats