Suscríbete

Caso Abierto - Levante-EMV

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La muerte del líder de la secta de Castelló dificulta la vía judicial al extinguirse su responsabilidad

Antonio G. L., que se hacía llamar Tío Toni, fue encontrado muerto por causas naturales en su celda en el recuento de las 8.00 horas del domingo

Antonio G. L., Tío Toni, estaba siendo investigado por la secta que montó en la Masía La Chaparra, registrada en marzo. | GABRIEL UTIEL/LEVANTE-EMV

La muerte por causas naturales avanzada ayer por este diario de Antonio G.L., líder de la secta sexual de Vistabella, complica el procedimiento judicial puesto en marcha por el Juzgado de Instrucción número 6 de Castelló al extinguirse toda responsabilidad penal del fallecido, principal responsable de lo acontecido durante años en la masía La Chaparra. El caso, por supuesto, seguirá contra el resto de los encausados –entre ellos, la mujer y la nuera del cabecilla,Tío Toni– como colaboradores, aunque la suya era una participación accesoria en los hechos, cono señalan fuentes cercanas al caso.

Según ha podido saber este diario de fuentes solventes, el cuerpo sin vida del principal investigado por la presunta trama de abusos (a menores y a adultos) y sometimientos fue hallado a primera hora del domingo en la celda del módulo de Enfermería que ocupaba.

Salud deteriorada

Fue al hacer el relevo de las 8.00 horas cuando los funcionarios descubrieron el cadáver del hombre, de 64 años, que padecía múltiples problemas de salud que le hacía usar un respirador, además de una movilidad reducida que le obligaba a hacer uso de una silla de ruedas. El cuerpo no presentaba ningún signo de violencia y la muerte no sorprendió a los trabajadores de la prisión, quienes destacan que Antonio G.L. sufría «muchos achaques y tenía una salud muy deteriorada».

Como adelantó en exclusiva Levante-EMV, la secta operó durante al menos tres décadas en una masía aislada y de gran extensión, protegida por un vallado y con cámaras de seguridad. Allí residieron durante años varias familias con menores. Hasta 12 personas fueron liberadas por la Policía Nacional al amanecer del 15 de marzo, durante el registro efectuado en la finca. Los agentes irrumpieron en la vivienda y encontraron en el interior a dos menores de ocho y 13 años, que pasaron a ser tutelados por la Conselleria de Políticas Inclusivas de Mónica Oltra.

Desde que el Juzgado de Instrucción número 6 de Castelló decretara el ingreso en prisión provisional y sin fianza de Antonio G.L., el principal investigado en la trama se mostró «altivo» e «irrespetuoso» con el personal de la prisión, quien lo calificó de «maleducado», como publicó este diario.

Con el paso de los días, el carácter del conocido como Tío Toni habría cambiado, con mayor predisposición a colaborar. Además, contaba con la ayuda de otro reo para poder hacer frente a sus problemas de movilidad.

Compartir el artículo

stats