El Juzgado de Menores número 2 de València está empezando a notificar a las familias de los cinco menores detenidos por la violación de dos niñas de 12 y 13 años en una casa abandonada de Burjassot, tal como adelantó en exclusiva Levante-EMV este miércoles, la situación procesal en la que quedará cada uno de ellos: internamiento en régimen cerrado para cuatro y libertad vigilada con orden de alejamiento de las víctimas para el quinto detenido. Así al menos lo ha instado la Fiscalía de Menores, y todo apunta a que será esa la decisión final del juez, que se produce después de la exploración (toma de declaración) de los cinco presuntos agresores sexuales, todos ellos vecinos de Burjassot y de entre 15 y 17 años de edad. Se trata de una medida cautelar que, en principio, se prolongará hasta que se celebre el juicio contra los acusados.

Los menores fueron conducidos a primera hora de la mañana al juzgado de guardia de Menores y durante las siguientes horas se han producido altercados entres las familias de los arrestados y algunos medios de comunicación que esperaban ante el edificio de la Ciudad de la Justicia, lo que ha obligado a intervenir al personal de seguridad de la sede judicial y a la Policía Nacional, que ha enviado varias dotaciones de la Unidad de Intervención Policial (UIP), los antidisturbios.

Agentes de esta unidad han apaciguado los ánimos y han pedido a los familiares que esperasen noticias en la acera de enfrente, y sin contacto entre sí, dado lo caldeado que estaba el ambiente. El miércoles, la UIP también reforzó la seguridad en el barrio donde residen los acusados mientras se producían las detenciones y los registros, y posteriormente, agentes de la Unidad de Prevención y Respuesta (UPR) de la Policía Nacional también acordonaron la comisaría de Burjassot para garantizar la seguridad de las dependencias, una vez que había trascendido que los detenidos se encontraban en el interior.

Aún falta un sexto implicado por detener

Cuatro de ellos fueron detenidos a primera hora de la tarde del miércoles en sus domicilios, en la barriada de las 613 Viviendas del citado municipio de l'Horta Nord, y el quinto se presentó más tarde en la comisaría de la Policía Nacional al saberse buscado. De momento, aún está pendiente el arresto de un sexto presunto implicado en la violación grupal a una niña de 13 años y la violación individual de una amiga suya de 12, tal como adelantó Levante-EMV el pasado martes.

La violación grupal a una niña de 12 años y una violación individual a otra menor de la misma edad ocurrieron en el mismo lugar, después de que las niñas quedaran con dos jóvenes a través de la red social Instagram. Tal como ha venido informando este periódico una de las niñas fue violada por uno de los jóvenes, tras lo que logró abandonar la casa y avisó a una tercera amiga, que alertó a sus padres de lo que pasaba, mientras que otros cuatro jóvenes amigos de los dos primeros acudieron al lugar y habrían violado en grupo a la otra niña.

El inmueble, con las paredes cubiertas de grafitis y el suelo de desechos y cascotes, se encuentra dentro del casco urbano de Burjassot y es frecuentado por adolescentes y jóvenes que, aprovechando el estado de abandono, lo utilizan como punto de reunión para consumo de alcohol y estupefacientes, según lamentan los vecinos.

Investigan la violación grupal a una niña de 12 años en Burjassot

Investigan la violación grupal a una niña de 12 años en Burjassot LMV