Suscríbete

Caso Abierto - Levante-EMV

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Investigación

La pareja de Luis Lorenzo: "Una mujer cuidaba las 24 horas a mi tía"

"Tanto mi mujer como yo somos completamente inocentes", clama el actor Luis Lorenzo, investigado junto a su esposa, Aránzazu Palomino, por la muerte de su tía de 85 años

Luis Lorenzo y Aránzazu Palomino. José Ramón Hernando

Una muerte, dos versiones. El hallazgo de metales venenosos en el cuerpo de Isabel Suárez Arias, de 85 años y fallecida en Madrid en junio del año pasado, ha provocado la intervención de la Justicia, y la detención y posterior puesta en libertad con cargos de una sobrina de la mujer, Aránzazu Palomino, y su esposo, el conocido actor Luis Lorenzo. Hay por medio una denuncia por desaparición y una investigación por asesinato. Ayer, ambos acudieron a firmar al juzgado –están obligados a hacerlo todas las semanas– y hablaron públicamente por primera vez. Negaron rotundamente ser responsables de la muerte de la asturiana y subrayaron que tenían contratada a una persona que la cuidaba veinticuatro horas al día.

“Tanto mi mujer como yo somos completamente inocentes y confiamos plenamente en el trabajo de la justicia”, clamaba este lunes Luis Lorenzo, quien apelaba al “derecho constitucional de la presunción de inocencia”. Se mostró “absolutamente convencido” de que lo ocurrido quedará aclarado, y expresó su deseo de que sea “lo antes posible”. Añadió que cualquier medida necesaria para esclarecer la muerte de Isabel Suárez se tomará. Finalmente, destacó que, “sobre todo cuando hay niños” –tienen un hijo en común, con el que acudieron ayer al juzgado–, la actual es “una situación complicada”. Especialmente “para los menores”.

Aránzazu Palomino, muy afectada, dijo: “Cuando eres inocente y te tratan así, ¿cómo puedes estar?”. Subrayó que todo lo que se esta comentando sobre su presunta responsabilidad en la muerte de su tía es “absolutamente falso” y que “se aclarará” y “se acreditará documentalmente”. “Somos inocentes”, clamó. Como su marido, apeló a la presunción de inocencia y manifestó su confianza “plena” en la justicia. Aseguró que prestarán “la máxima colaboración” a los investigadores para esclarecer lo ocurrido “cuanto antes”. Finalizó destacando que tanto ella como su marido tienen “la conciencia absolutamente tranquila” y que tenían contratada a una persona que cuidaba a Isabel Suárez “las veinticuatro horas del día”.

También se manifestó Francisco Pérez Platas, abogado de Luis Lorenzo y Aránzazu Palomino, quien cuestionó las pruebas que incriminan a la pareja y sostuvo que pudo existir una contaminación anterior de la fallecida por consumo habitual de pescado con mercurio. Aseguró que los dos investigados quedaron “sorprendidos” con los resultados de la autopsia, que reveló la presencia en el cadáver de altos niveles de metales pesados; en concreto, cadmio y manganeso. El examen forense contradecía la causa de la muerte certificada inicialmente: natural por demencia.

El abogado resaltó que la mujer falleció mientras Luis Lorenzo y Aránzazu Palomino estaban en Asturias, precisamente, para entregar a la Guardia Civil informes médicos sobre el estado de salud de la octogenaria. El letrado defendió que sus clientes no tienen “nada que ocultar”, que se consideran “inocentes”, y que no encuentran explicación para la presencia de esos metales en el cuerpo de la tía política del actor. “No sabemos qué niveles hay de esos metales, si es la causa última de la muerte y si son compatibles con un consumo habitual”, manifestó el abogado. “Tenemos que cuestionarnos cosas y si la cadena de custodia se realizó conforme a derecho”, subrayó.

En cuanto al posible móvil económico del presunto homicidio, Pérez Platas admitió que hay un testamento firmado por Isabel Suárez en mayo de 2021 (un mes antes de su muerte), en el que se excluía a los familiares directos de la pareja del actor y la hacía a esta heredera universal de todos sus bienes. Según la versión de los investigados, la tía de Aránzazu Palomino, que residía en Grado, quiso irse a vivir a Madrid y, en los primeros días del mes de marzo del año pasado, se instaló por su propia voluntad en la vivienda de la pareja, situada en la localidad madrileña de Rivas Vaciamadrid.

Entre los argumentos esgrimidos por el actor y su pareja destaca el de que a Isabel Suárez se le había diagnosticado demencia, que la llevaron a ser examinada por varios especialistas y que pueden acreditar su visita a diferentes centros médicos. El letrado ha desmentido que la Guardia Civil se presentara en casa de la pareja para comprobar el estado de salud de la anciana y que el actor negara la entrada a los agentes. “Recibieron una llamada solicitando comprobar el estado de la mujer por la interposición de una denuncia; y es cierto que, en ese momento, ante la sorpresa y la estupefacción de esa llamada, la respuesta de Luis Lorenzo fue que no dejarían entrar a nadie a comprobar nada en su casa”, explicó.

El popular actor y su pareja fueron detenidos el pasado viernes por la Guardia Civil, a raíz de una denuncia de uno de los hermanos de la fallecida, José María Suárez. Posteriormente fueron puestos a disposición judicial. Tras comparecer ante el juez, se les dejó en libertad con cargos.

La versión de los hermanos de Isabel Suárez es radicalmente distinta. Aseguran que dejó de comunicarse con ellos a primeros de marzo del año pasado, y que hasta entonces llamaba “todas las noches” a una cuñada suya que estaba enferma. También desde ese momento dejó de coger el teléfono. José María Suárez, que cuenta con el apoyo de sus dos hermanos, presentó entonces una denuncia por desaparición, que ratificó semanas más tarde.

La familia de Isabel Suárez no volvió a tener noticias de ella hasta que un vecino de Valduno, localidad del concejo de Las Regueras donde la mujer había vivido durante más de 50 años y a donde regresaba todas las semanas, vio una esquela con su nombre. Le sorprendió, primero, porque asegura que la mujer estaba en perfecto estado de salud y se valía por sí misma “para todo”. Y segundo, porque en la esquela no aparecían nombres de familiares, pero sí que había muerto “con su sobrina más querida”, lo que disgustó a los hermanos de la fallecida, que publicaron otra esquela, y provocó agrios enfrentamientos durante el funeral y tras la homilía.

Los hermanos de Isabel Suárez aseguran que su único objetivo es que se esclarezca “toda la verdad” y que “se haga justicia”. José María Suárez está “convencido” de que su hermana pudo ser “secuestrada y envenenada”, con el objetivo de conseguir su herencia: 60.000 euros en una cuenta bancaria, otra cantidad que los hermanos desconocen a plazo fijo, un piso en Grado y varias fincas rústicas en Valduno.

Aunque la mujer falleció hace once meses, sus hermanos no conocieron los resultados de la autopsia hasta la semana pasada, porque el juez había decretado el secreto del sumario, que levantó precisamente ayer. El abogado del hermano de la fallecida, Pedro Martín Pastor, señaló este lunes su extrañeza por no haber sido avisado de la comparecencia de los investigados en el juzgado, pese a que se personó desde el primer momento en nombre de los familiares como acusación particular. Tampoco tuvo conocimiento del auto por el que se puso al matrimonio en libertad con cargos. Un auto que ahora estudia recurrir y solicitar la entrada en prisión de Luis Lorenzo y Aránzazu Palomino.

Según Martín Pastor, el secreto del sumario debió caducar a finales de abril o principios de este mes, pero en el juzgado que investiga el caso “no nos quisieron dar ni los buenos días”. De hecho, hasta ayer no tuvo conocimiento ni copia alguna de ninguna actuación. Por todo ello manifestó que hasta ayer era “desconocedor de todo” y que no encuentra explicación a la ausencia de comunicación a la acusación particular. “No puede ser que esto pase y no se abra expediente a nadie”, clamó.

Compartir el artículo

stats