Siete detenidos y 36 kilos de cocaína confiscados es el resultado de una operación de la Policía Nacional que ha permitido desmantelar una organización de narcotraficantes asturianos que se proveía del estupefaciente en distintos puntos de la Safor, para luego distribuirla en Oviedo y su provincia. Al menos cinco de los arrestados han ingresado en prisión por orden de la jueza de Instrucción número 3 de Oviedo, que ha supervisado la operación llevada a cabo por la Unidad de Drogas y Crimen Organizado (Udyco) de la Policía Nacional en Asturias, con la colaboración de la Udyco de València.

Las primeras detenciones fueron practicadas durante el fin de semana del 4 y 5 de junio, en un chalé próximo a la capital asturiana, después de que la jueza diese un mandamiento de entrada y registro al saber que los presuntos narcos, que llevaban meses bajo investigación, habían realizado un viaje por media España y que habían regresado con un cargamento de cocaína a la vivienda que utilizaban como cuartel general.

Según las fuentes consultadas por Levante-EMV, los sospechosos viajaron, en los días previos a su detención, desde Oviedo a Sevilla, para después continuar hacia València, pasando por Madrid, a bordo de un vehículo conducido por un conductor sin carné, sin que fuera detectado por ninguna patrulla de Tráfico. Una vez comprada la cocaína en la Safor, regresaron a Oviedo y, a su llegada, los agentes los detuvieron tras realizar una entrada y registro en el chalé al que llegaron con el coche.

Tres de los presuntos traficantes de droga fueron apresados dentro de la casa y el cuarto logró escapar, después de arrojar una bolsa con cuatro kilos de cocaína en la huida, aunque finalmente también fue atrapado. Dentro de la vivienda, los agentes antinarcóticos encontraron otros 17 kilos más de cocaína de alta pureza.

Tres detenidos en Tavernes de la Valldigna

La segunda fase de la operación, que permitió la detención de otros tres presuntos implicados en la trama, se desarrolló el pasado día 15, cuando agentes de la Udyco de València, en colaboración con sus colegas de Asturias, atraparon a otros dos miembros de la banda de Oviedo y a un vecino de Dénia en el momento en que acababan de materializar otra compraventa de cocaína, esta vez, en la playa de Tavernes de la Valldigna.

Los agentes apresaron a los sospechosos y, con posterioridad, localizaron en el vehículo una 'caleta' (el escondrijo habilitado en los coches para transportar los alijos) debajo de los asientos delanteros. Dentro del receptáculo confiscaron 15 kilos de esa droga, por lo que, sumados los 21 kilos aprehendidos en Oviedo, el montante global intervenido suma más de 36 kilos de cocaína, valorada en más de un millón de euros, ya que, cuando se trata de intercambios comerciales al por mayor (comprada a kilos), la cocaína se vende a unos 28.000 euros el kilo.