Agentes de la Policía Nacional han desmantelado una organización criminal presuntamente dedicada a la distribución y venta de cocaína y al blanqueo de capitales, asentada en Castelló y con vinculaciones en la localidad valenciana de Sagunt.

La operación policial ha culminado con la detención de cuatro hombres, de entre 30 y 68 años, todos de origen español, y se han efectuado siete registros en una localidad castellonense, donde los agentes han intervenido 280.000 euros en efectivo, tres vehículos de alta gama, varios teléfonos móviles, 570 gramos de marihuana y otros nueve de lo que parece ser cocaína, entre otros efectos.

Las investigaciones se iniciaron en septiembre de 2021, tras tener conocimiento los agentes de la posible existencia de un grupo de personas presuntamente dedicado a la distribución y venta de cocaína, asentadas en una localidad de Castelló, pero en contacto permanente con Sagunt.

Asimismo, los agentes averiguaron que la organización criminal habría comprado hasta cuatro boletos de lotería premiados por un total de unos 120.000 euros, a fin de, al parecer, introducir en el curso legal dinero procedente de la venta de cocaína.

Alguno de los sospechosos incluso también estaría dado de alta en empresas con el supuesto objetivo de aportar una apariencia legal a sus bienes, sin ejercer actividad laboral alguna.

La operación policial, en la que han participado la Comisaría Local de Sagunt, el Grupo de Blanqueo de Capitales de la Brigada Provincial de Policía Judicial de Valencia, la Unidad de Prevención y Reacción (UPR) y Guías Caninos, ha culminado con siete registros, seis en domicilios y uno en una joyería, efectuados en una localidad castellonense, así como con la detención de cuatro hombres como presuntos autores de los delitos de tráfico de drogas y pertenencia a organización criminal. A tres de ellos se les imputa, además, un delito de blanqueo de capitales.

Los policías intervinieron hasta 280.000 euros en efectivo que se encontraban ocultos en caletas existentes en falsos techos de las viviendas registradas; tres vehículos de alta gama; varios teléfonos móviles; 570 gramos de marihuana y otros nueve de lo que parece ser cocaína, así como una balanza de precisión.

Además, los sospechosos eran también, al parecer, propietarios de múltiples inmuebles y disponían de unos 150.000 euros diversificados en diferentes cuentas.