6.10 horas de la madrugada del 8 de agosto de 2022. Segundo fin de semana del mes. Un artefacto explosivo desencaja el cajero de una sucursal de Bankinter en la plaza Malagueta, al pie de la principal playa de Málaga. Cuatro encapuchados a bordo de dos vehículos de alta game robados arramblan con el dinero y salen huyendo. Es el primero de cinco robos idénticos, incluyendo el ocurrido en València en la madrugada del pasado domingo, 9 de octubre, del que informó en exclusiva Levante-EMV, cometidos en un plazo de apenas dos meses por lo que, a todas luces, parece la misma banda organizada.

En todos los casos, el objetivo han sido cajeros automáticos de Bankinter, posiblemente porque ya conocen sus vulnerabilidades y cómo atacarlos para que el cajetín del dinero salga volando con el estallido, como sucedió en València, hacia el interior de la oficina, eliminando todo obstáculo entre los ladrones y su botín.

En todos los casos han robado dos berlinas de gama alta y han actuado el segundo fin de semana de cada mes

Más coincidencias que analizará la Policía Nacional: los asaltantes roban esa misma noche un par de berlinas de gama alta –nunca menos de un BMW o un Audi: también los modelos suelen repetirse, así que alguna querencia deben tenerles– aparcadas en la calle. Una vez perpetrados los robos y obtenido el botín, conducen hasta las afueras de la ciudad donde han actuado y prenden fuego a los vehículos para eliminar toda posible huella dactilar o la más mínima traza de ADN (llevan guantes y abundante ropa, pero los descuidos acaban costando cárcel). Luego desaparecen.

La fecha: un patrón que se repite

Cometen los asaltos exactamente el segundo fin de semana del mes. Al menos, así ha sido hasta ahora. De madrugada, entre las 2.30 y las 6.30 horas. Se cubren con los mismos pasamontañas –eso aparenta, al menos, a través de las imágenes captadas por las distintas cámaras de seguridad– y utilizan un explosivo sólido.

Solo hay una diferencia. En los dos primeros asaltaron dos cajeros en la misma ciudad en intervalos de menos de media hora, mientras que en el último, en València, se conformaron con un solo golpe. ¿Para minimizar riesgos? ¿Porque era la madrugada del 9 d’Octubre y la ciudad ya estaba más llena de policía de lo habitual? Quizás haya una respuesta cuando los detengan.

Málaga, Barcelona y València

Hasta ahora, han cometido asaltos en Málaga, Barcelona y València. En la capital andaluza fue en la madrugada del 8 de agosto, de domingo para lunes. Primero en La Malagueta y 15 minutos después, en la calle Kandinsky, en el barrio malagueño de Teatinos, a tiro de piedra de la incorporación a la A7. A escape libre.

Un mes después, en el segundo fin de semana de septiembre, fue en Barcelona. Dos golpes en un lapso de tiempo de media hora. A las 2.30 horas del 10 de septiembre, madrugada de sábado, reventaron el cajero de Bankinter de la Ronda de San Ramón, en Sant Boi de Llobregat. Media hora después, repitieron en la sucursal de la misma entidad de la calle Balmes de Barcelona, otra vez cerca de una vía rápida, la B20, para garantizarse una huida veloz y eficiente.

Cuatro semanas después, ya en octubre, ha sido el de València, en la confluencia de la calle Duque de Mandas con la avenida de Alfahuir, nuevamente en el segundo fin de semana del mes y con un botín de 40.000 euros. Huyeron por la ronda Norte y se perdieron en la A3 tras quemar en Chiva, al lado de la autovía, el BMW 530 y el Audi A6 robados esa misma noche en el ‘Cap i casal’. Si continúan su trayectoria, el siguiente golpe debería producirse entre el 12 y el 14 de noviembre, salvo que lo adelanten al primer fin de semana del mes. La pregunta del millón, en todo caso, es dónde.