El Juzgado de Instrucción número dos de Llíria ha acordado el ingreso en prisión provisional, comunicada y sin posibilidad de fianza, de los tres arrestados por el homicidio de José Lapaz, el abogado y poeta de Llíria golpeado hasta la muerte en su chalet de Llíria, cuyo cadáver fue encontrado por unos familiares el pasado 25 de junio.

Los arrestados, todos ellos de nacionalidad española y de 22, 23 y 36 años, están acusados de los delitos de homicidio, robo con violencia, hurto de uso de vehículos a motor y tentativa de estafa. Según las investigaciones del grupo de Homicidios de la Guardia Civil de València, el crimen se habría producido la noche del 23 al 24 de junio durante un intento de robo en el inmueble en el que la víctima, de 56 años, vivía con sus padres -que se encontraban de viaje en ese momento-, en la urbanización Monte Blanco de Llíria.

Tras entrar en la casa al ser invitados por la propia víctima, estuvieron de fiesta tomando alcohol. En un momento de la velada, creyendo que José Lapaz estaba adormilado por los efectos de la bebida, los ahora acusados habrían tratado de aprovechar esta situación para robarle.

Los homicidas trataron de aprovechar que su víctima estaba adormilado por la bebida para robarle y éste los sorprendió

Según se desprende las investigaciones realizadas por la Guardia Civil, la víctima les habría sorprendido robando y es ahí cuando éstos arremetieron a golpes contra él hasta acabar con su vida. Según determinó la autopsia, la causa del fallecimiento fue un fuerte traumatismo craneal. Asimismo, el cadáver presentaba golpes por todo el cuerpo efectuados sin ningún tipo de objeto, como en un primero momento se barajó dada la violencia ejercida en los mismos.

Agentes del grupo de criminalística durante la inspección ocular de la vivienda de Llíria donde se produjo el crimen. Guardia Civil

Los presuntos autores del crimen huyeron del domicilio tras apoderarse de cierta cantidad de dinero en metálico y de una tarjeta de crédito de su víctima, con la cual habrían tratado de sacar efectivo de un cajero. Aunque no lo lograron, esta sería una de las pruebas que llevaron a su posterior identificación y que los incrimina directamente en la muerte del poeta valenciano, licenciado en Derecho.

La otra son los vestigios hallados en el vehículo del fallecido, un Peugeot 407, con el que huyeron los sospechosos tras el crimen. Dicho coche fue localizado por la Policía Local de Llíria, abierto y con las ventanillas bajadas junto al Parque de San Vicente de Llíria, un día antes de que fuera descubierto el crimen.

El pasado 25 de junio unos tíos de José Lapaz encontraron su cadáver, con claros signos de violencia, después de que acudieran a la casa porque no sabían nada de él desde hacía dos días. El salón y el dormitorio de la víctima estaban revueltos, indicios de un posible robo. Además faltaba el móvil del fallecido, que se llevaron presuntamente los ahora detenidos.

Fruto de cinco meses de investigación el pasado miércoles la Guardia Civil arrestó a los tres presuntos autores del crimen y realizaron dos registros domiciliarios, uno en la localidad de Llíria y otro en Alberic, en el marco de la operación llamada “Llíria122”, según ha informado el Instituto Armado. En el operativo participaron miembros de la Unidad Orgánica de la Policía Judicial, del Grupo del Reserva y Seguridad y patrullas de Seguridad Ciudadana y del Núcleo de Servicios.