La Policía Nacional ha detenido en Palma a cinco hombres y una mujer por su presunta implicación una red dedicada a concertar matrimonios de conveniencia entre españoles y migrantes para que estos regularizaran su situación en España. Están acusados de falsedad documental y cuatro de ellos, además, de favorecimiento de la inmigración ilegal.

La investigación se inició cuando un juzgado de la isla informó de las sospechas sobre la legalidad de varios expedientes de matrimonio y solicitó a la Policía una investigación para aclarar si eran reales o ficticios. Los agentes de la Unidad Contra las Redes de Inmigración y Falsedad documental (UCRIF) analizaron la información y detectaron que en todos estos enlaces había un español y un extranjero sin permiso de residencia y trabajo en España.

Los agentes de la UCRIF detectaron que siempre actuaba como mandatario verbal la misma persona, que era el cabecilla de la trama. Además, era la encargada de conectar a las dos partes concertar los matrimonios a cambio de dinero. En algunas ocasiones se han detectado pagos de más de 5.000 euros.

Este sospechoso realizaba también las gestiones necesarias para conseguir los testigos necesarios en cada enlace, que prestaban testimonio falso en cada boda y se encargaba de cumplimentar y presentar toda la documentación en el juzgado.

La Policía incide en que la principal motivación de estas bodas ficticias radica en la ausencia del permiso de residencia y trabajo de los contrayentes extranjeros y en su desesperación por regularizar su situación en España. Esta circunstancia era aprovechada por el líder del grupo para enriquecerse y favorecer la permanencia en el país de estas personas.