El Juzgado de Primera Instancia e Instrucción número cuatro de Sueca, encargado de la investigación por el accidente mortal en el Medusa Festival de Cullera, ha citado a declarar como investigados a los representantes legales de la organizadora del citado festival y a dos ingenieros, tanto al arquitecto autor del proyecto técnico como al responsable de la empresa externa contratada por el Ayuntamiento para supervisar las estructuras y que certificó su correcta instalación pese a las deficiencias detectadas posteriormente por los peritos.

Dichas citaciones como investigados por un presunto delito de homicidio por imprudencia y veinte delitos de lesiones por imprudencia se producen después de que el informe pericial remitido al juzgado que instruye la causa detectara “errores de definición y de montaje” en los anclajes de las estructuras metálicas que salieron volando y que causaron la muerte de un joven de 22 años y dejaron una veintena de heridos en la madrugada del pasado 13 de agosto.

Además de los organizadores del Medusa Sunbeach Festival, el juez instructor cita a declarar en calidad de investigaos a Joaquín Llopis, redactor del proyecto, y a Vicente Vilaplana, el ingeniero de la empresa externa contratada por el Ayuntamiento de Cullera que firmó el certificado indicando que todo estaba correcto. Asimismo, cita a los representantes legales de la empresa de estructuras metálicas que montó el escenario que salió volando tras un fenómeno atmosférico conocido como reventón térmico -tormenta de arena con temperaturas extremas y fuertes rachas de viento – y la empresa de eventos. Estas dos empresas eran las encargadas de suministrar y montar las citadas estructuras.

Los investigados deberán prestar declaración el próximo miércoles 14 de diciembre a partir de las cuatro de la tarde. En la providencia del juez instructor se aclara que para evitar desplazamientos a la sede judicial las declaraciones se harán mediante videoconferencia.

Además requiere a todos los investigados a aportar los pertinentes seguros de responsabilidad civil. En el informe pericial, del que informó este periódico la semana pasada, se remarcaba que los anclajes y contrapesos, con depósitos de agua y maceteros, ofrecían una fuerza de tracción inferior a la necesaria para resistir las ráfagas de viento.

Por su parte, desde la organización del evento aseguran que esta mañana todavía no se les había comunicado ninguna citación del juzgado. La tesis que mantienen es que el accidente era inevitable por las fuertes rachas de viento inesperadas que se produjeron esa madrugada, y que incluso cumpliendo con toda la normativa de anclajes la estructura habría cedido.