Un peligroso delincuente buscado por cinco juzgados y con órdenes de detención y entrada en prisión inmediata fue detenido en la madrugada del pasado viernes en València tras acuchillar a un hombre en el cuello, robar un patinete y enfrentarse a la policía. Los agentes tuvieron que efectuar hasta cuatro disparos al aire para que el sospechoso, armado con dos navajas, depusiera su actitud.

Rafael B. Ll., de 40 años y nacionalidad española, permanecía fugado de la Justicia desde el pasado mes de octubre cuando no regresó a prisión en Zaragoza tras un permiso penitenciario. Desde entonces estaba siendo buscado por cinco juzgados por otras tantas requisitorias por distintos delitos, todos ellos con orden de entrada en prisión.

A la una de la madrugada del pasado 2 de diciembre el sospechoso asaltó a dos jóvenes en la calle Poeta Federico García Lorca de València, a quienes amenazó para robarles los patinetes. El delincuente huyó con uno de los vehículos de movilidad personal, siendo perseguido por una de sus víctimas en el otro, hasta que le dio alcance. En ese momento el ladrón sacó una navaja y le realizó un corte en el cuello al dueño del patinete.

Una ambulancia del SAMU atendió al herido, de 24 años y origen paquistaní, y lo trasladó al Hospital La Fe. Por suerte la lesión en el cuello era más escandalosa por la sangre que emanaba, que realmente grave por la escasa profundidad del corte.

Asimismo unos testigos que presenciaron lo ocurrido salieron tras el sospechoso, que huía por las vías del tren hasta una zona de huerta. Estas personas, que también se enfrentaron con él, tuvieron que utilizar una barra de hierro y un rodillo de asar para defenderse de las acometidas del delincuente, armado con una navaja.

Agentes de la Policía Local de València y de la Policía Nacional lograron reducirlo, no sin esfuerzo, y procedieron a su detención. Antes de ello le insistieron varias veces para que tirara al suelo el cuchillo, viéndose obligados a efectuar disparos al aire de forma intimidatoria. Durante el cacheo se le localizó una segunda navaja escondida.

El arrestado fue trasladado al centro de salud para ser atendido. Según alegó, los testigos le había golpeado con la barra.

Tras ser puesto a disposición judicial, el juez acordó su ingreso en prisión provisional acusado de los delitos de homicidio en grado de tentativa o lesiones agravadas con instrumento peligroso, robo con violencia y uso de armas y atentado a agentes de la autoridad. El fiscal solicitó dicha medida dado el evidente riesgo de fuga y el riesgo de reiteración delictiva visto el amplio historial delictivo del detenido.