La jueza le retira el pasaporte a la anciana de 92 años que mató a su compañera de residencia en Chiva

La magistrada desoye la petición del fiscal de enviar a prisión a la presunta autora del homicidio de la mujer 97 años con la que compartía habitación desde hacía una semana

Residencia donde se cometió el presunto asesinato

Residencia donde se cometió el presunto asesinato / levante-emv

La jueza del Juzgado de Primera Instancia e Instrucción 1 de Requena, ha decretado la libertad provisional y la retirada del pasaporte a la anciana de 92 años que supuestamente, asfixió a una compañera de geriátrico de 97 años de edad, en la localidad de Chiva, tal como adelantó en exclusiva Levante-EMV.

La investigada, según ha informado el Tribunal Superior de Justicia de la C. Valenciana (TSJCV), ha comparecido este mismo jueves ante la jueza que instruye el caso quien le ha tomado declaración y posteriormente ha convocado una comparecencia de prisión en la que la Fiscalía ha solicitado la prisión provisional para la mujer, mientras que la defensa de la acusada se ha opuesto a ello.

Finalmente la titular del juzgado ha denegado la prisión provisional y ha mantenido la libertad provisional, imponiéndole las medidas cautelares de retirada de pasaporte y la prohibición de salir del territorio nacional, algo poco probable dadas sus condiciones físicas. La instructora considera que no hay riesgo de fuga ni de destrucción de pruebas o de que vuelva a cometer un delito, las tres condiciones que suelen aconsejar el ingreso en la cárcel de un reo.

Una vez concluida la comparecencia en el juzgado y dado que la jueza decretó libertad provisional, la acusada ha sido reintegrada a la residencia de mayores de Chiva por el mismo familiar que la había recogido esta mañana en el geriátrico para llevarla al juzgado, ya que la magistrada la había citado en su despacho, como se hace con cualquier otra persona investigada.

La investigación "no es concluyente"

En este caso, además, la jueza considera que la investigación no es concluyente y que no ha podido determinarse si la actuación de la investigada podría calificarse de dolosa, imprudente o bien si la muerte ha sido incluso accidental. 

En cualquier caso, la jueza ha requerido a la residencia para que adopte medidas de supervisión y control de la investigada. La causa está abierta por un delito de homicidio sin perjuicio de ulterior calificación, afirman las citadas fuentes.

Tal como adelantó en exclusiva este diario, la muerte se produjo en la madrugada del martes, en la residencia pública de mayores de Chiva, y fue descubierta por una de las trabajadoras al entrar en la habitación para preparar la medicación y percatarse de que una de ellas, la de 97 años, estaba muerta y con una toalla cubriéndole la cabeza.

La víctima llevaba solo una semana compartiendo habitación con la presunta homicida, quien aseguraba estar muy contenta con esta nueva compañera, ya que con la anterior había tenido problemas, según fuentes de toda solvencia.