Acuerdan la libertad del depredador sexual de Llíria acusado de agresiones sexuales durante medio siglo

La pareja del presunto pederasta declara como investigada ante el Juzgado de Instrucción cinco de Llíria tras ser denunciada por haber consentido presuntamente los abusos sexuales

El pederasta confeso acusado de violar durante décadas a varias menores de su entorno.

El pederasta confeso acusado de violar durante décadas a varias menores de su entorno. / Ignacio Cabanes

El presunto depredador sexual de Llíria, el hombre de 69 años que fue detenido a principios de mayo tras acudir al cuartel de Llíria para confesar que llevaba medio siglo abusando y violando de menores de edad de su entorno más próximo, va a salir en libertad con cargos tras estimar el recurso de su defensa la Audiencia Provincial de Valencia, que ha revocado el ingreso en prisión provisional al entender que hay medidas menos gravosas y que no se ha acreditado el riesgo de fuga o la posibilidad de destrucción de pruebas.

El Juzgado de Instrucción número cinco de Llíria, que lleva la causa contra M.H.C. por las agresiones sexuales continuadas a al menos siete víctimas que ya han presentado denuncia, entre las que se encuentra su nieta, su hermana, su cuñada y una niña de ocho años, entre otras, ha tomado esta mañana declaración en calidad de investigada a la pareja del presunto pederasta y madre de una de las víctimas tras la denuncia, de la que informó este periódico, donde se le acusaba de haber consentido presuntamente los abusos y las agresiones sexuales.

La investigada, que no ha querido responder a las preguntas de la acusación particular, ha negado que tuviera conocimiento de los abusos y agresiones que presuntamente cometía su marido tanto cuando ya estaban juntos como cuando era su suegro. No obstante, uno de los letrados de la acusación, Rubén Nebra, detecta incoherencias y contradicciones con las manifestaciones que hizo precisamente a este periódico tras la detención de su marido, en las que incluso se arrepentía de no haber creído en su día a su hija cuando ella y su hermana le contaron lo que estaba pasando. Según les dijo, debían de aprender a perdonar.

La juez la ha dejado en libertad sin medidas cautelares pero sigue investigada por un presunto delito de encubrimiento a falta de ulterior calificación del delito.

Riesgo de reiteración delictiva

Respecto al presunto autor de las agresiones sexuales, la Audiencia Provincial ha acordado su puesta en libertad con la obligación de comparecer dos veces al mes a firmar en el juzgado. La argumentación esgrimida por su defensa para que fuera liberado es que consideraban la prisión provisional una medida excesiva y que se podían adoptar otras menos gravosas para el detenido. No obstante, una de las cuestiones que no ha tenido en consideración el auto, al no tener conocimiento todavía, son las dos últimas denuncias. Una de ellas relata unos abusos cometidos apenas unas semanas antes de su detención por lo que es evidente que hay un riesgo de reiteración delictiva.

Estas dos nuevas denuncias elevó la cifra de víctimas a siete, aunque como ya informó este periódico dos de los casos no podrán serle imputados al haber prescrito ya el delito.

El Juzgado de Instrucción número cinco de Llíria, que investiga estos delitos de agresión sexual, ratificó hace semanas la prisión provisional, comunicada y sin posibilidad de fianza de M. H. C. al no haber variado las razones por las que acordó dicha medida cautelar el Juzgado número siete de Llíria. En dicho auto sí se tenía en consideración el riesgo de fuga, para que no pueda sustraerse de la acción de la Justicia, y para “evitar el alto riesgo de reiteración delictiva”.

Las dos últimas denuncias, ya incorporadas a la causa, son también por delitos de agresión sexual, sin violencia, a otros dos menores de edad. Uno de ellos un niño de solo cinco años, también del entorno de sus amistades, del que habría abusado recientemente. Así como unos tocamientos a otra víctima cuando ésta tenía catorce años.

Pendientes de fecha para la cámara Gesell

Estas dos nuevas víctimas se suman a las otras cinco de las que ya informó este periódico, todas del entorno del presunto pederasta. Su nieta, con diversidad funcional, su hermana, su cuñada, una amiga de la nieta y una niña de ocho años, hija de unos amigos, a la que agredió sexualmente en un camping de un municipio de la provincia de València que este periódico no revela para preservar su anonimato.

Los padres de esta víctima han solicitado que se agilicen los trámites para que se le pueda tomar declaración a su hija mediante cámara Gesell lo antes posible, ya que hasta que no se realice dicha prueba preconstituida no la pueden derivar a los servicios de atención psicológica para menores víctimas de abusos. “Mi hija necesita que la traten especialistas ya, porque lo está pasando muy mal desde que lo contó todo”, remarca su madre, pendiente todavía de fecha para la cámara Gesell.