Arrestan en la V-30 a un camionero ebrio y drogado con ‘litronas’ en la cabina

El transportista, que llevaba un cargamento de pimientos de Murcia a Francia, no se podía ni mantener en pie cuando fue obligado a bajar del vehículo

El conductor del camión no podía ni tenerse en pie.

El conductor del camión no podía ni tenerse en pie. / Levante-EMV

La Guardia Civil de Tráfico detuvo en la tarde del pasado domingo a un conductor de un camión frigorífico que circulaba por la V-30 de forma temeraria poniendo en grave riesgo al resto de usuarios de la vía debido a la considerable borrachera que llevaba. Tal era su estado que cuando fue parado por los agentes, el camionero ni siquiera se podía mantener en pie y se tumbó en la cuneta por su embriaguez. Además de alcohol el detenido, que se negó a someterse a la prueba de alcoholemia, dio positivo en cocaína.

En el interior de la cabina del camión, que transportaba pimientos y hacía el trayecto Murcia-Francia, los agentes encontraron varias botellas de cerveza vacías que presuntamente se acababa de beber por los síntomas externos que presentaba el arrestado, al que se le imputan tres delitos contra la seguridad vial: la conducción temeraria, la negativa a someterse a las pruebas y circular bajo la influencia de bebidas alcohólicas u drogas (en este caso ambas).

Llamadas de testigos al 112

Los hechos ocurrieron a las 16.30 horas cuando varios testigos llamaron al teléfono de emergencias 112 alertando de un camión que iba en zigzag y que se había llevado por delante varias señales de tráfico. Según parece, el citado vehículo había salido desde la rotonda de los Anzuelos en València y se incorporó a la V-30, sentido Barcelona, circulando de un lado para otro, llegando incluso a reventar los neumáticos del propio camión.

Una patrulla motorizada de la Guardia Civil de Tráfico paró el vehículo frigorífico, que transportaba 40.000 kilos de pimientos, antes de que causara un accidente. Cuando le instaron al conductor a bajar de la cabina, este iba tan ebrio que no se mantenía en pie. Además se negó a someterse a la prueba de alcoholemia.

El arrestado, de nacionalidad marroquí y unos 35 años, fue puesto a disposición judicial por tres delitos contra la seguridad vial tras dar positivo en cocaína, conducción temeraria y la negativa a someterse a las pruebas.