24 de abril de 2019
24.04.2019
Alta definición

Reinas y guerreras

23.04.2019 | 20:36
Reinas y guerreras

Nunca he creído que una imagen valga más que mil palabras, pero qué mal cayó ese plató del debate de RTVE con los cuatro líderes y sus consejeros mientras dos mujeres pasan la mopa.

Qué diferente esa pelea electoral entre varones del poder de las mujeres que acababa de ver en streaming en el segundo episodio de la última temporada de «Juego de Tronos». Y sin un solo plano de Cersei. Este es el primer «spoiler». Aviso.

Khalessi quiere acercarse a Sansa Stark, con la que tiene bastantes cosas en común: ambas mandan sobre cientos de hombres que no se han sentido muy cómodos en esa situación y han tenido que adaptarse. La gélida pelirroja que siempre quiso ser reina y la madre de dragones que no arde se respetan, podrían entenderse pero hay un abismo entre ellas: qué pasará con El Norte si vencen a los caminantes blancos. Sansa le ha cogido el gusto a ser la señora de Invernalia sin rendir vasallaje a ningún monarca,ni siquiera a la Targaryen, que descubre que Jon es su sobrino y, por tanto, el último varón de su familia, con derecho al trono. Vaya fastidio. De entrada, no se va a conformar. Tendrá que lidiar con la machista línea de sucesión convencional, pero no hay tiempo para más. Suena el cuerno avisando de que ya está acercándose al castillo el ejercito de muertos.

La que no apareció en el primer episodio, Brianna de Tarth, brilla en esta antesala a la batalla más grande jamás rodada. Suya es la escena más emocionante de la última noche antes de que posiblemente mueran todos. La mujer guerrera comparte vino y confidencias ante la chimenea con Podrick, Davos, Tormund, Tyrion y Jaime Lannister, que pasando por alto la tradición que impedía que las mujeres pudieran ser armadas caballeros, la convierte en Sir Brianna. Esa gran mujer que vuelve loco al Matagigantes había empezado el capítulo siendo decisiva en la suerte del Matarreyes con las implacables Daenerys y Sansa enfrente en juicio sumarísimo, dispuestas a cortarle la cabeza. Otra mujer valiente, menor de edad, Lyanna Mormont, también se prepara para la lucha.

No podía faltar en esta relación de féminas Arya Stark. Nadie duda de que ella luchará, conocemos sus dotes para matar, y muy práctica ella, decide no desperdiciar la noche bebiendo con carcamales y pasarla perdiendo la virginidad con el buen mozo Gendry, con un desparpajo que ni Samatha Jones en «Sex in the City».

El personaje masculino más destacado del bien traído episodio es el de Jamie, el hombre que más ha evolucionado en la serie. En su vuelta a Invernalia, donde comenzó todo, se disculpa con Bran, se reencuentra con su querido hermano y presenta muchas papeletas para no sobrevivir al día siguiente. El Rey de la Noche les observa.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook