12 de octubre de 2019
12.10.2019
En canal

Masajeador de espaldas

12.10.2019 | 01:04
Masajeador de espaldas

Desde ayer, veo la televisión apoyándome sobre un masajeador de espaldas. Lo compré en una tienda de éstas que ahora abundan dedicadas a los cachivaches del hogar. Se engancha al respaldo de una silla, se le da a un botonín y comienza zumba zumba zumba a mover unas bolas para arriba y para abajo. Para los lados. De pronto, vibra y una masa caliente sube muy lentamente desde los riñones hasta la nuca. Fuuu fuuu. En círculos, en líneas verticales, en líneas horizontales. Con el suave zumbido del masajeador a mi espalda todo se ve de otra manera. Especialmente, la televisión. Bertín Osborne puede tener su aquél. Los diálogos de «El secreto de Puente Viejo» se vuelven hiperrealistas. Bajo la anestésica influencia de unas cálidas bolas que reptan entre la C1 y la L5 uno zapea a media mañana sin poder encontrar más que tertulias en donde se discute acerca de la familia de Diana Quer y prácticamente ni se inmuta.

El Estado ha reforzado la presencia de los cuerpos de seguridad del ídem en Cataluña en previsión de los desórdenes públicos que pueda provocar la sentencia del procés. En previsión de los desórdenes televisivos asociados me he comprado yo el masajeador de espaldas. Llevo décadas gritando al televisor cada vez que se disfrazan de nobles motivaciones democráticas lo que no son más que intereses económicos de burguesías casposas, o cada vez que alguien presenta como progresistas las empanadas conceptuales más metafísicas e idealistas de los últimos dos siglos. Ahora apretaré el botón del masajeador. Zuuuum zuuuum. El prior del Valle de los Caídos se niega a permitir el acceso al mausoleo para llevar a cabo el traslado de los restos del dictador. Zuuuum zuuuum. La máxima autoridad del Estado en Cataluña no reconoce la legitimidad del Estado del que él es su autoridad. Zuuuum zuuuum. Ayer «El hormiguero» comenzó con Santiago Abascal su ronda de entrevistas a políticos de cara a las próximas elecciones del 10 de noviembre. Zuuuum zuuuum. Zuuuum zuuuum. Zuuuum Zuuuum.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook