Los arqueólogos submarinos han descubierto un naufragio largamente buscado en el lecho marino cerca de Estocolmo. Se trata del Äpplet, de casi 400 años de antigüedad, que fue uno de los buques de guerra más grandes de su tiempo. Había sido botado en 1629 y hundido en 1659. Tiene su historia.

Los arqueólogos marítimos del Vrak (Museo de los Naufragios) de Suecia han descubierto en el lecho marino cerca de Estocolmo los restos de un buque de guerra del siglo XVII que creen proporcionará nuevos conocimientos, tanto sobre la historia del país como sobre la historia de la construcción naval, informa la Universidad de Estocolmo en un comunicado.

El barco, conocido como Äpplet, era un gemelo del buque de guerra histórico más famoso de Suecia, el Vasa, de 1.200 toneladas, que se hundió en su viaje inaugural en 1628, llevándose consigo la vida de 30 marineros. Botado en 1629, el Äpplet fue construido por el mismo constructor de barcos que el Vasa.

En 1625, el rey Gustav II Adolf ordenó que se construyeran cuatro buques de guerra que estarían entre los más grandes jamás creados y mostrarían el poderío de Suecia. Dos de las naves iban a ser las más grandes, el Vasa y el Äpplet, mientras que las otras dos eran de dimensiones ligeramente más pequeñas.

A principios de la década de 1960, Suecia rescató el Vasa y construyó un museo para exhibirlo, pero el Äpplet seguía desaparecido.

Según los historiadores, el constructor naval Hein Jacobsson sospechaba que Vasa se había construido demasiado estrecho y, por lo tanto, era probable que fuera inestable. Por este motivo, el Äpplet se construyó más ancho, con una forma de casco ligeramente diferente. Se completó en 1629 y prestó servicio en la Guerra de los Treinta Años, transportando a casi 1.000 marineros y soldados a Alemania, detalla la revista especializada The Maritime Executive.

Los historiadores consideran que después de la guerra probablemente estuvo inactivo, ya que su gran tamaño lo hizo más difícil de maniobrar y más costoso de mantener y operar. El Äpplet fue hundido por Suecia en 1659 para crear una barrera submarina que bloqueara una posible invasión de Estocolmo por mar.

Intensa búsqueda

En varias ocasiones, los arqueólogos marítimos del museo colaboraron con la marina para inspeccionar el área donde creían que se hundió el Äpplet.

En 2019, los arqueólogos marítimos del museo encontraron en Vaxholm, en la isla de Vaxön, dos naufragios, y pensaron que finalmente habían localizado el Äpplet. Sin embargo, investigaciones posteriores mostraron que eran dos barcos más pequeños, datados de 1648.

Los arqueólogos continuaron su búsqueda. En diciembre de 2021, se descubrió un gran naufragio en el estrecho en Vaxholm. Partes de los costados de este barco habían caído al fondo del mar, pero el casco se conservó en gran parte. Los lados caídos tenían ojos de buey en dos niveles diferentes, evidencia de que se trataba de un buque de guerra con dos cubiertas de armas, dedicadas al montaje de cañones, destaca la citada revista.

En la primavera de 2022 se realizó una segunda inspección más exhaustiva. Durante esas inmersiones se encontraron detalles del barco que hasta ahora solo se habían visto en Vasa, y se realizaron varias muestras y análisis. Se supo que el roble para la madera del barco fue talado en 1627 en el mismo lugar que la madera de Vasa solo unos años antes.

¡Encontrado!

Los datos de medición, los detalles técnicos del barco, las muestras de madera y los datos de archivo confirmaron finalmente que se trataba del barco gemelo de Vasa, el Äpplet.

Aunque, a diferencia del Vasa, el Äpplet no se puede recuperar y permanecerá en el lecho marino, el equipo del museo confía en que su análisis ayudará a comprender mejor cómo evolucionaron los grandes buques de guerra, desde el inestable Vasa hasta los gigantes marinos que podían controlar el Mar Báltico.

El barco que se ha encontrado e identificado es un hallazgo único, pero es solo uno de los cientos de barcos que se mapean dentro del programa de investigación The Forgotten Fleet, utilizando estudios arqueológicos, estudios de archivo y herramientas digitales, concluye la Universidad de Estocolmo.