03 de septiembre de 2020
03.09.2020
Levante-emv
Tour de Francia 2020

Los astros del Tour deciden correr calmados hasta los Pirineos

Solo Alaphilippe ataca en las vallas tras una etapa decidida en fuga con victoria del kazajo Lutsenko

03.09.2020 | 16:59

En el Macizo Central no sopla ni una ráfaga de viento. Todo parece en calma, como si el final del verano invitase a tumbarse en el prado buscando una sombra. Los montes no son muy altos; apenas superan los 1.500 metros, porque de lo contrario, en un día despejado, casi se podrían ver los Pirineos en el horizonte, una cordillera más agresiva y donde este año, a la vez extraño y especial, los astros del Tour no pueden desperdiciar las cimas programadas, a pesar de que no haya ninguna llegada en alto en los dos días de acción.

Sería absolutamente imperdonable que los Pirineos (sábado y domingo) pasasen con pena y sin gloria por este Tour tan peculiar. Hay miedo, mucho miedo. Hay control, demasiado. Hay temor a ser excesivamente valiente y fracasar en el intento; tanto, que nadie se atreve a lanzar un ataque serio. Y porque no pueden, porque es imposible, porque entre Tony Martin, primero, y Wout van Aert, después, artillería pesada del Jumbo, llevaron al pelotón a 30 kilómetros por hora, el lunes, en buena parte de la ascensión al Orcières-Merlette. Y así era imposible que nadie se escapase.

La furia de Alaphilippe

Por eso, se repiten las escenas en etapas de montaña como la de este jueves, primera de las dos visitas del Tour al Macizo Central, la siguiente, la próxima semana. Si se forma una escapada con Alexéi Lutsenko (primero del día), Jesús Herrada (segundo) y el campeón olímpico Greg van Avermaet (tercero), pues que se fuguen puesto que por detrás el férreo control lo llevarán a cabo tres equipos; el Mitchelton para resguardar el liderato que el miércoles le cayó de regalo y llovido del cielo a Adam Yates, y el Jumbo y el Ineos porque creen adivinar que sus astros serán los llamados a iluminar de amarillo este Tour tan tardío.

Entre los favoritos la sexta etapa se podría resumir en los 300 metros finales con un Julian Alaphilippe, cabreado educadamente por haber perdido el jersey de líder por un error de juvenil. Una circunstancia de carrera habitual, coger un bidón de agua porque se tiene sed en los últimos 20 kilómetros. Es algo que está prohibido, pero ocurre tantas veces como tantas otras hacen los jueces la vista gorda, y aquí no ha pasado nada de nada.

Un segundo de propina

Alaphilippe, enrabietado, ataca ante unas vallas vacías de público sabiendo, por eso, que será imposible contrarrestar los 16 segundos. Gana uno de propia, y gracias, pero la acción le sirve para ganarse la admiración de sus paisanos y para demostrar que no regaló el jersey, como alguno podría creer, para quitar trabajo a sus compañeros del Deceuninck y presión a sus piernas con lo más genuino del Tour por llegar, que llegará. Seguro. Que nadie tenga dudas.

Sin embargo, es normal que sean tan cautos, porque al margen del férreo control de los equipos más poderosos, todo el mundo ha llegado al Tour más surrealista de la historia, el de septiembre y el de las mascarillas, sin apenas tiempo de haber competido. Apenas un Critérium del Dauphiné, recortado a cinco días, un par de clásicas y una Vuelta a Burgos en la que no pudieron estar todos los que habrían querido correrla por falta de plazas. Sin olvidar que buena parte de los participantes del Tour estuvieron casi dos meses sin poder salir de casa, ni siquiera a pedalear suavemente para estirar un poco las piernas. Que se tenga presente que se sigue en tiempo de pandemia.

Sin apenas carreras previas

Es que no han tenido carreras. Normalmente se llega al Tour por dos vías, tras disputar varias carreras de una semana entre febrero y marzo, las clásicas de abril y el Dauphiné de ocho días o la Vuelta a Suiza de nueve, o con las piernas, entre ágiles y cansadas, tras participar en el Giro. Y muchos se estrenaron el sábado pasado en Niza como si tuvieran los músculos propios y comunes de pretemporada. Este es, simplemente, un Tour de supervivencia, donde lo principal será llegar a París -el lunes, nuevas pruebas PCR a todo el pelotón y allegados-.


Por eso, aunque se lamenten la falta de ataques y un carácter mucho más aguerrido de la mayoría de estrellas en esta fase inicial de la prueba, bienaventurado sea que se haya podido correr el Tour. Y a disfrutar de él.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Noticias relacionadas

 

Tour de Francia 2020

- Sigue en

- Recorrido del Tour

- del Tour de Francia

- La del Tour de Francia

- Consulta el palmarés del Tour de Francia