La Cueva de las Calaveras es una cavidad de más de 900 metros de longitud que debe su nombre a que en una expedición espeleóloga realizada en el siglo XVII fueron hallados restos de huesos de 12 humanos en su interior.

La gruta destaca por sus techos altos y se divide en una zona inundada de 500 metros de extensión y una zona seca de más de 400 metros que es visitable para el público.

Visita a la Cueva de la Calavera.

Visita a la Cueva de la Calavera. ED

La cueva se ubica en el término municipal de Benidoleig, en la comarca de la Marina Alta de Alicante. Se trata de una cavidad con gran valor geológico y arqueológico debido a los importantes descubrimientos en su interior.

Se intuye que la Cueva de las Calaveras fue habitada entre el Neandertal y el Hommo Sapiens por los numerosos restos que se encuentran a lo largo del recorrido.

Y es que, además de los restos paleolíticos y eneolíticos, se han encontrado también importantes restos paleontológicos de hienas, caballos, osos, toros, hipopótamos y rinocerontes, depositados, hoy en día, en el Museo de Alcoi.

La gruta destaca por sus techos altos y sus más de 400 metros visitables

Durante el trayecto por su interior se pueden observar estalactitas, estalagmitas, preciosas cúpulas de más de 20 metros de altura, fósiles y restos de huesos, entre muchos otros hallazgos.

El tramo final del recorrido conduce a un hermoso lago llamado Toll Blau, que en tiempos árabes sei ntentó utilizar como fuente para riegos.

La visita a la cueva puede ser muy interesante y divertida para los más pequeños de la casa.