23 de noviembre de 2018
23.11.2018

Imanol Arias: "La vida da más árboles que palos"

El Olympia ofrece las tres últimas funciones de «La vida a palos», una obra que ha devuelto a los escenarios a Imanol Airas después de 24 años

23.11.2018 | 13:23
Imanol Arias: "La vida da más árboles que palos"

Un viaje metafórico de un cantaor (Imanol Arias), una bailarina (Guadalupe Lancho) y un músico (Aitor Luna) que interpretan martinetes, soleares, colombinas, fandangos, nanas y tarantos que son las variedades del cante, conocidas como «los palos del flamenco».

P ¿La vida da muchos palos?
R No, no... El flamenco tiene muchos palos, muchas variantes. La vida da muchos árboles que tu puedes elegir.

P El flamenco está de subidón con Rosalía.
R El flamenco tiene etapas. De vez en cuando surge alguien que lo redimensiona otra vez y se crea una polémica entre los más puristas. El caso de Camarón fue muy claro, y Rosalía es otra de esas posibilidades. Lo mismo que la aparición de Israel Galván.

P ¿Qué relación tienes con el flamenco?
R Amistad y buen trato con alguna de su gente.

P Un mundo un poco canalla, ¿no?
R Un mundo muy noctámbulo. No me parece más canalla que otros mundos. A mi edad, he visto el «canalleo» en sitios increíbles.

P ¿Por ejemplo?
R En sitios donde hay moquetas, crucifijos... El «canalleo» es el otro lado de la vida. Ahora está más en uso el postureo, la exhibición, la mentira y el «like».

P ¿Qué tal la gira?
R Muy bien, porque hemos tenido que aprovechar el tiempo justo y necesario para cumplir con el compromiso de Buenos Aires, donde se produce está función.

P Y dónde te subiste por última vez a un escenario hace 24 años.
R Exacto. Luego en España ha ido bien. El teatro es una ceremonia de tres días y la conexión con los espectadores es totalmente diferente.

P ¿Satisfecho con el regreso a la tablas?
R Al principio justo como siempre, y poco a poco mucho mejor, haciendo más propio el espectáculo. Tuvimos un serio problema de ensayo y de tiempo. A València llega muy rodada.

P ¿Ha sido fácil compaginar la función con el trabajo televisivo?
R La dificultad fue la creación de la obra a distancia con la convivencia en «Velvet» y «Cuéntame».

P ¿Pesó mucho el compromiso adquirido con Pedro Atienza que hizo el texto pensando en ti?
R Él me mandó el texto en crudo y luego la adaptación la ha hecho José Manuel Mora. Lo de Pedro fue un regalo que tardé en hacer por falta de tiempo.

P Atienza murió sin poder ver la obra.
R Era un grande, no me atrevo a decir que estoy a la altura del autor. Aspiro a ir limando con los años el texto para terminar haciendo solo un concierto de flamenco.

P Tu hijo Jon empezó en los ensayos, ¿qué pasó?
R Empezaba una serie y hacía retrasar la representación un año, o dos. Se decidió empezar con Aitor Luna, que está estupendo.

P ¿Cómo se reencuentra a un hijo como pasa en «La vida a palos»?
R Primero aceptando que se ha perdido, supongo. Luego reconociendo los sentimientos de paternidad. No sé exactamente que es ser un buen padre, pero si sé lo que es ser un mal padre, no reconocer a los hijos.

P ¿Cómo está la profesión?
R Ni el 10% de los actores viven de su trabajo. Se han bajado mucho los sueldos. Una serie para Netflix con 60, 70 ó 90 millones de espectadores en todo el mundo puede pagar 2.000 euros por capítulo.

P ¿Pero hay más series españolas?
R Es un periodo transitorio que habrá que ir articulando.

P ¿Optimista o pesimista?
R Siempre se sale adelante y por eso hay tanto teatro. Se van rebajando espectativas con trabajos alternos, en eso los jóvenes son tremendamente dinámicos.

Teatro Olympia. De 23 al 25 de noviembre
Viernes y sábado, 20.00 horas. Domingo, 18.00 horas

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook