22 de marzo de 2019
22.03.2019

Red de seguridad

Es habitual en los procesos de coaching la demanda de mayor nivel de seguridad.

22.03.2019 | 04:15
Red de seguridad

Al explorar qué significa seguridad para mis clientes lo primero que me suelo encontrar es una idea «finita» de seguridad, como si fuera algo tangible o demostrable, asociado a un resultado concreto. El primer disgusto se lo llevan cuando descubren que, en la mayoría de los casos, el resultado perseguido no suele depender sólo de ellos. Por tanto, al basar la seguridad en un resultado, sometido a una multiplicidad de factores muchos ajenos a su voluntad, difícilmente conectan con esa sensación de seguridad-resultado. El único rasero que se ofrecen para conseguir la seguridad está lleno de incertidumbre. Si la aproximación a la seguridad se hace desde la rigidez, desde la necesidad de controlar un determinado resultado que es el único válido, la aspiración de seguridad puede llegar a generar mucho sufrimiento. En este planteamiento no se deja ningún margen a la posibilidad de aprender o descubrir algún elemento que les permita aspirar a otras posibilidades válidas.

Sin embargo, existe otra forma de comprender la seguridad, yo le llamo la seguridad-camino. En la seguridad-camino sin duda hay una meta de partida, un resultado deseado. Dicho resultado funciona como un rumbo de inicio, pero hay mucha flexibilidad. La flexibilidad viene de la capacidad de abrirse a descubrir información que, antes de iniciar el camino hacia el resultado, era imposible conocer y tenerla en cuenta en la definición del resultado deseado. El resultado deseado así se va modulando, en función de lo que realmente va sucediendo, respetando que sea siempre válido conforme a los criterios de la persona. El rasero para medir la existencia de la seguridad tiene que ver ahora con la convicción de ser capaz de tomar las decisiones que mejor se acomoden a las necesidades propias. El control deja de ser tan relevante, y requiere de altas dosis de confianza. Confianza en saber utilizar a lo largo del camino la información que se va a ir recogiendo. Confianza en la validez de los criterios de cada persona y, sobre todo, confianza en ir encontrando los recursos necesarios para ir completando el camino. En este tipo de seguridad-camino se aspira a alcanzar los resultados que cada uno vaya perfilando como deseables atendiendo a las decisiones propias que van teniendo lugar. Normalmente, en este tipo de seguridad encontramos mayor disfrute ya que no depende de un solo resultado posible e inamovible, sino de la capacidad que cada uno tiene de adaptarse a las circunstancias del camino, haciendo todos los ajustes necesarios a la idea del resultado deseado. En este caso, la seguridad sí que depende de uno mismo, pues depende del juicio que emite la persona sobre su propia capacidad.

Por tanto, para alcanzar la sensación de seguridad, ¿de qué quieres que dependa: de alcanzar un determinado resultado, o del juicio positivo sobre tu capacidad de utilizar toda la información que vayas descubriendo para definir un resultado satisfactorio?

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook