23 de agosto de 2019
23.08.2019

Requena, la ciudad que sabe a vino y cava

La relación entre el vino y Requena se remonta a más de 2.000 años

23.08.2019 | 04:15
Requena, la ciudad que sabe a vino y cava

Hablar de Requena es hablar de vinos y cavas. El municipio valenciano tiene vinculación con la uva desde hace más de 2.000 años, tal y como atestiguan los hallazgos del yacimiento íbero de Las Pilillas. Durante siglos, los moradores de estas tierras se han afanado en cultivar la vid y elaborar sus propios vinos, aunque no fue hasta el arranque del siglo XX cuando comenzó la verdadera expansión comercial, y con ella la proliferación de bodegas que han aprovechado el legado de viñedos en muchos casos centenarios de uvas autóctonas como la Bobal, en los últimos años protagonista de grandes vinos. La altitud media, la tipicidad del terruño y el microclíma característico –con grandes diferencias térmicas entre el día y la noche–, hacen del término de Requena un enclave perfecto para el cultivo de uvas de gran calidad tanto para la elaboración de vinos tranquilos (especialmente los rosados y tintos hechos con Bobal) como para la producción de cavas (Requena es, desde hace más de tres décadas, el único municipio valenciano en el que se puede elaborar cava bajo el sello de la DO Cava).

A poco más de media hora en coche desde València, pasar un día en Requena equivale a un curso intensivo sobre el pasado, presente y futuro del sector vinícola. El ya citado yacimiento de Las Pilillas, el barrio antiguo y las cuevas de La Villa y las bodegas que rodean el casco urbano componen un paisaje dominado por el verde del viñedo.

Nada más dejar Requena dirección Madrid se ubica Pago de Tharsys. La bodega de Ana Suria y Vicente García está enclavada en el centro de una finca de 12 hectáreas de viñedo ecológico. Figuran entre los pioneros en la elaboración de cavas de alta gama y sus vinos se consideran entre los mejores del país. Además, han desarrollado un proyecto enoturístico que propone diversas experiencias en función del momento en el que se encuentra el viñedo, entre ellas la «Vendimia Nocturna», que cada año congrega a decenas de personas. Ofrecen diferentes tipos de visitas y cuentan con un hotel rural dentro de las propias instalaciones. Para concertar la visita hay que reservar llamando al 962303354.

A medio camino entre Requena y Utiel (en la pedanía de San Antonio) se encuentra Chozas Carrascal, otra de las bodegas que han sabido imprimir la máxima calidad a sus vinos y cavas. En poco más de dos décadas el proyecto familiar de los López-Peidro se ha revelado como una de las bodegas más sólidas, y además de por sus vinos y cavas el público cada vez más reconoce la finca como un interesante enclave enoturístico. La propia familia suele 'enseñar' la bodega a los visitantes, previa reserva llamando al teléfono 963410395.

Apenas a 5 kilómetros de la ciudad dirección Albacete emerge Bodegas Hispano+Suizas, quiza la firma que mejor ha sabido conjugar viticultura, enología, glamour y excelencia plasmados en unos vinos y cavas calificados entre los mejores de España. La exclusividad de sus instalaciones hacen de la visita a la bodega dirigida por los enólogos Pablo Ossorio y Rafa Navarro una experiencia irrepetible. Más información en el teléfono 962349370.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook