11 de septiembre de 2019
11.09.2019

«En la sociedad hay demasiado odio que nos separa»

Bruno Cañamás Salvador es enfermero de la sanidad pública pero en sus ratos libres se pone la careta. Es la voz de "El tío la Careta", un grupo multifacético que entona mil estilos y canta en varios idiomas, incluso en una misma canción. Empiezan a sonar en grandes eventos, sobre todo porque el público los reclama. Y es que hacen bailar y pasarlo bien. Y eso a pesar de que entonan canciones con reivindicaciones políticas que reclaman unión y paz. Su agenda de conciertos es ya muy alargada.

11.09.2019 | 18:06
«En la sociedad hay demasiado odio que nos separa»

- Los y las seguidoras ya no sólo deciden a quién escuchar sino también a quién financiar. En tiempos de indefinición identitaria (por polifacética) hay un repliegue para apoyar a aquello que nos apasiona. La democracia del micromecenazgo.

- Vivir de la música es muy difícil y más con los tiempos que corren con tanta diversidad y multitud de grupos en nuestro panorama. Para financiar nuestro último trabajo (Grita-Rebélate) llevamos a cabo una campaña de crowdfunding por mediación de la plataforma Verkami. Fue una decisión meditada por lo arriesgado del asunto, pedirle a la gente que apueste por ti sin prácticamente ver el producto, pero nos lanzamos a la piscina. La sorpresa vino al ver como la gente nos apoyaba y como, poco a poco, conseguimos el objetivo marcado. Es más, recibimos tanto apoyo que superamos el objetivo gracias a todas las personas que participaron y, en cierta manera, se convirtieron en parte de este proyecto. Con ese dinero pudimos pagar parte de los costes que conlleva sacar un disco; estudio, productor, copias, merchang, videoclip... pero tengo que decir que aunque conseguimos más de 4.500 € ni de cerca pudimos pagarlo todo.

- ¿Consideráis que se ha democratizado también la participación en los festivales o eso come aparte?

- Los festivales, sobre todo los "más grandes", hacen una apuesta clara por la diversidad. En un mismo festival podemos encontrar diferentes escenarios donde combinar distintos "palos" como platos fuertes del festival. Al final un festival quiere vender entradas y si un grupo no está teniendo "éxito" o cierta repercusión tiene difícil su participación en ellos. Lo ideal para un grupo es tocar en festivales, aunque sigue siendo una tarea dura y costosa. 

- Mark Dasousa permite dar un salto cualitativo al grupo. La Raíz, Aspencat, Zoo€ Parece que sabe por dónde llegar al éxito por el camino más corto.

- No considero que sea nuestro caso, la verdad. Llevamos con el grupo muchos años haciendo música y conciertos. Lo que sí que es cierto es que está vez quisimos profesionalizar el sonido y la producción de los temas y dar ese salto cualitativo del que hablas. Elegimos a Mark, entre otras opciones, porque creíamos que, por estilo, podría acercarse a lo que estábamos haciendo o teníamos en la cabeza y a día de hoy creemos que fue una buena decisión, pero no creo que haya sido un camino corto o que él tenga la fórmula mágica para el "éxito", porque sino todo el mundo trabajaría con él. Con esto no quiero quitarle mérito a Mark ni nada parecido, es un grandísimo productor que nos ha enseñado y ayudado mucho. 

- Mezcláis valenciano y castellano en vuestras canciones, demostrando que, a pesar de lo que se afirma en ciertos partidos políticos, la normalización es un hecho y el conocimiento de idiomas enriquece.

- Ese es justo nuestro pensamiento. Habernos criado con dos lenguas es muy enriquecedor y trabajamos con ambas sin ningún tipo de prejuicio. En el grupo hay gente que habla castellano y otros valencianos y cambiamos de idioma sin ningún tipo de problema, según con quien estemos hablando. Los idiomas sirven para unir y lanzar puentes a la comunicación y así los utilizamos. Cantamos en castellano y en valenciano porque son los idiomas que manejamos todos los días y con los que estamos cómodos. 

- Puestos a aunar lenguas, también jugáis con los estilos. Rock, funky, ska o reggae aparecen por vuestras canciones, obligando a que se bailen mil cadencias diferentes en vuestros canciones. La globalización de la música en un grupo.

- El grupo, desde el principio, marcó su estilo claramente y desde el primer día han habido "vientos", percusión y, como decíamos antes, ningún prejuicio de hacer lo que nos apeteciera. 
Nunca hemos querido cerrarnos a un estilo, para empezar, porque escuchamos distintos estilos de música y dentro de esto, cada miembro tiene sus preferencias musicales, que hace que salga nuestro propio estilo caracterizado por esa mezcla de ritmos de nuestras canciones.Sí es cierto que trabajamos con ritmos más reggae, ska y rock pero no nos cerramos a hacer o fusionar otros estilos más latinos o más pop llegado el momento. Creo que la mezcla de estilos es una de nuestras características, dada la heterogeneidad de los miembros del grupo. 

- Sois una fiesta pero también mensaje político ¿Qué se denuncia en vuestras letras?

- Nuestras letras hablan de unión, de cambiar y/o mejorar las cosas, de amor y cuando digo amor no me refiero únicamente al amor sentimental entre dos personas, que también, sino a amor a nuestra Tierra, a la gente que nos encontramos en el día a día, amor por lo que hacemos. Creemos  que hay demasiado odio y cosas que nos separan y por eso del llamamiento a buscar cosas que nos unan y nos identifique como iguales. En nuestras letras se denuncia las injusticias y las desigualdades sociales y diarias a las cuales nos enfrentamos pero lo hacemos con  un canto a la unión y a la posibilidad de cambiar la situación si nos ponemos de acuerdo, y siempre con un toque optimista. 

- "Quiero una hoguera iluminando cada barrio, quiero justicia, quiero paz como legado", afirmáis en una de vuestras canciones.

- Este fragmento sería un ejemplo claro de lo que hablábamos. No queremos más oscuridad, ni odio, ni miedo, por eso decimos que queremos hogueras en cada barrio. Queremos las mismas oportunidades y que la justicia sea igual para todos, no que tengamos una justicia o forma de actuar para los ricos y otra para  los pobres o no tan ricos. Y queremos paz como legado, claro que sí, porque no queremos más guerras y/o conflictos causados por intereses de unos pocos, deudas que pagan siempre los mismos, desigualdades que son tan evidentes y están tan aceptadas que no reaccionamos. Ante eso cantamos y creemos firmemente que si no cayéramos en el juego de ver que es lo que nos diferencia y buscáramos lo que nos une, estoy convencido que nos iría mucho mejor a todos. 

- ¿Cómo se va asumiendo eso de convertiros en un grupo de masas?

- No considero que seamos un grupo de masas, aunque sí es cierto que cada vez notamos que "la familia caretera" va creciendo. Pero somos muy cautos y tenemos los pies en la tierra.  Siempre decimos que primero lo hacemos para disfrutar nosotros y si van saliendo conciertos, pues a disfrutarlos, que de eso trata la vida. Particularmente llevo desde los once años, cuando mis padres me apuntaron a la escuela de música, ligado a ella y siempre la he utilizado como vía de expresión o vía de escape y en eso seguimos. Está claro y te mentiría si no lo dijera, que nos encanta poder tocar en festivales y ver cómo la gente canta nuestras canciones o incluso que nos paren para saludarnos o para hacernos alguna foto, pero intentamos hacer las cosas de corazón y plasmarlo en música. Si luego cala o llega más o menos a la gente ya no depende de nosotros. 

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook