11 de octubre de 2019
11.10.2019

Entrevista

Fele Martínez: "Me ponen los desafíos"

El artista valenciano saltó a la fama hace veinte años por su papel en Tesis, la ópera prima de Alejandro Amenábar, por el que ganó un Goya

11.10.2019 | 04:15
Fele Martínez: "Me ponen los desafíos"

Se define como «polipatético», porque está cargado de patetismos. Amenábar lo lanzó al estrellato hace dos décadas, pero él asegura que el mejor currículum de un actor es «su último trabajo». Nacido en Alicante hace 44 años, a Fele Martínez lo que más le gusta de la interpretación es «vivir diferentes vidas, salir de la rutina, la incertidumbre y las emociones que se provoca a los demás».

Fele Martínez (Alicante, 22 de febrero de 1975) saltó a la fama hace 20 años por su papel en Tesis, la ópera prima de Alejandro Amenábar, por el que ganó un Goya. Luego llegaría Abre los ojos y Los amantes del círculo polar. Acaba de estrenar el corto que también dirige Tu día de suerte, está de gira con la obra Todas las mujeres y aparece en televisión en las series Pequeñas coincidencia y Estoy vivo.

P Dicen que eres un pura sangre.
R ¿Eso dicen de mí? Pues lo agradezco. No sé, soy una persona con vocación. Creo que estaba como predestinado a ser lo que soy porque siempre he tenido a un público, que al principio eran solo mis amigos, a los que les hacía mi espectáculo de idioteces. Luego todo esto eclosionó en este oficio tan maravilloso.

P En twitter te defines como polipatético.
R Me encantaba la cacofonía y el paralelismo porque uno como actor puede tener muchas caras y a la vez muchos patetismos.

P En el teatro actúas en Todas las mujeres, en la tele te vemos en Pequeñas coincidencias y en Estoy vivo a la espera de que se estrene La Unidad y en tu tiempo libre promocionas tu segundo cortometraje Tu día de suerte. ¡Vaya ajetreo de vida!
R Dicen que sarna con gusto no pica. Son proyectos interesantes que han ido saliendo y he podido combinar. Ha sido un verano bastante movidito y durete. Las cosas vienen cuando vienen y hay que estar ahí.

P Desde que empezaste, tu carrera ha sido un no parar.
R Afortunadamente nunca me ha faltado trabajo aunque he tenido momentos y algún parón. Parece que solo trabajas cuando estas cara al público, cuando, cuando realmente trabajas, no te ve nadie.

P ¿Tu día de suerte es tu proyecto más personal? (lo dirige, actúa y le pone la banda sonora)
R Es un texto de Juan Carlos Rubio y fue el texto el que me escogió a mí. Me pasó y lo vi en mi cabeza ya editado y con la banda sonora. Me atrapó muchísimo. Es un texto muy divertido y me encantó poder hacerlo junto con Juanca Vellido y Mónica Regueiro. Habla de sentimientos mal gestionados, reprimidos, de prejuicios, de acoso y de deseos inconfesables. Un corto que rompe una lanza en favor del colectivo LGTB y los prejuicios.

P ¿Qué queda del Fele Martínez de Tesis y de Abre los ojos?
R He cambiado poco, la verdad. Bueno, en el pelo tal vez. En esencia soy la misma persona, aunque con un poco más de años y experiencia. Cuando uno realmente siente si sigue siendo o no el mismo es cuando se reencuentra con los amigos y todo sigue igual y, si no, ellos son los que te dan una colleja y te dicen '¿qué haces?' En esos entornos es donde uno puede comprobar si ha o no cambiado.

P ¿Qué sería de Fele sin Tesis?
R ¿Qué sería? pues no tengo ni idea. Seguiría siendo actor pero no sé que estaría haciendo ahora mismo. Quizás mis cosas con Shakespeare.

P Has trabajado, entre otros, con Almodóvar, Amenábar y Medem. ¿En qué se parecen y en qué se diferencian?
R Son lo más granado, eh. Se parecen en que viven por y para el cine. Cada uno es maravilloso en su estilo y en su esencia, pero son totalmente diferentes, y eso es precisamente lo que enriquece al cine de este país. Pero ensalzarlos a ellos también es ensalzar a los otros 36 con los que he trabajado porque en España hay muy buenos directores.

P Cuando empezaste, ¿esperabas llegar a dónde estás hoy?
R Hace 25 años lo que quería era aprobar año a año la carrera y no me planteaba nada más. Soy de objetivos a corto plazo.

P ¿Vas mucho por Alicante?
R Siempre que puedo, allí tengo familia y amigos.

P Tal y como están las cosas, para un actor, ¿tan importante es tener presencia en redes sociales?
R Parece ser que sí, que de pronto nos están forzando a tener que estar ahí, a aparecer porque parece, y te lo digo porque lo he conocido, que el currículum no es tan importante como el número de seguidores. Y esto es un poco triste y bastante injusto, pero uno debe adaptarse a esta locura. A mí me cuesta bastante, pero bueno, es mi pelea. Hay cosas que te salen solas y otras en las que tienes que poner bastante empeño en hacerlas y esta es una de ellas.

P ¿Cómo llevas las críticas?
R Depende, si es una crítica constructiva, me la bebo y la hago mía si estoy de acuerdo con ella; si me ataca como persona, me la paso por el arco del triunfo. Lo que se dice en las redes sociales no lo considero ni críticas.

P ¿Qué papel rechazarías?
R No sé, no tengo ni idea. Lo que me pone son los desafios porque es donde un actor evoluciona y donde tiene que estar con las alertas puestas porque hay riesgo y es cuando te sacan de tu zona de confort. Con los retos es cuando tienes que poner las castañas, investigar... ahí es cuando uno aprende, evoluciona, madura y a nivel actoral es algo que me parece fantástico.

P ¿Qué debe tener un personaje para que lo aceptes?
R Que no se parezca en nada a los anteriores que he hecho y, cuando decido hacerlo, trato de imprimirles algo nuevo. No me gusta repetirme.

P Cuando miras atrás, ¿te arrepientes de algo?
R No, puedo estar más o menos contento, pero procuro buscar siempre la parte positiva a los trabajos y aprender de cada uno de ellos.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook